Los servicios de streaming (música online) se convirtieron el año pasado en la primera fuente de ingresos de la industria musical, según el informe anual de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés), presentado hoy en Londres.

Los servicios de streaming supusieron en 38,4 por ciento de los ingresos del sector, según el informe Global Music Report. El número de usuarios de pago de estos servicios creció un 41,1 por ciento, hasta los 176 millones. La venta de CD y discos retrocedió, sin embargo, un 5,4 por ciento.

El negocio musical creció un 8,1 por ciento, hasta alcanzar unos ingresos de 17.300 millones de dólares. Se trata del mayor aumento desde que la IFPI comenzó a hacer el informe en 1997. Aun así, la cifra de ingresos sólo alcanza los dos tercios del máximo que se registró en 1999.

“El streaming sigue siendo el principal motor de la recuperación de ingreso y, por primera vez, se convirtió en la mayor fuente de ingresos”, apunta el informe.

“La industria está en el camino de la recuperación, pero está muy claro que estamos lejos de haber ganado la carrera”, dijo la directora ejecutiva de IFPI, Frances Moore.

Todavía hay una brecha entre lo que ganan portales como YouTube gracias a la música y lo que reciben los artistas por ello, señaló Moore, y es necesario elaborar leyes para subsanar el problema.

Las descargas ilegales han lastrado desde principios de siglo a la industria musical.