Emprender en medio de la cuarentena: la importancia de diferenciar un sueño de una meta


La cuarentena constituye un momento de crisis en el que estamos frenados por los acontecimientos que vienen ocurriendo. Sin embargo, se trata de un llamado para descubrirnos a nosotros mismos, vaciarnos del pasado y emprender un camino completamente nuevo.

Textos. Natalia Barrera, Directora de Escuela Nefer y creadora de Alquimia Femenina.

“Esta crisis puede ser una oportunidad ´escondida´ detrás de un problema. Es decir, para emprender en tiempos de crisis hay que moverse, decidir desde una ruptura, preguntarme qué tengo que romper algo en mí para seguir avanzando y desde ahí usar la crisis como una oportunidad.  Lo primero es reconocer que lo que llamamos problemas son lecciones que se presentan en nuestra vida para que cambiemos algo. O aprendes la lección o aprendes la lesión. Generalmente, decidimos cambiar cuando las cosas se complican”, explica Natalia Barrera, Directora de Escuela Nefer y creadora de Alquimia Femenina.

En medio de esta pandemia, como en toda crisis, lo automático en cada uno es verla como un peligro porque, básicamente, nos obliga a salir de nuestra zona de confort. Sin embargo, la propuesta consiste en romper y vaciar ese pasado.

“Frente a la crisis tenemos la oportunidad de verla como un llamado, como una puerta hacia lo nuevo, hacia romper con el patrón repetitivo del pasado y lograr un futuro nuevo. En este aislamiento obligatorio tenemos mucho tiempo para planificar nuestras metas. Decidir escucharnos y preguntarnos si la vida que tenemos es la que nos gusta o si en realidad estábamos conformándonos con una vida que podíamos tener, una realidad que se ajustaba a necesidades y no aún deseo”, dice Barrera.


Diferencia entre un sueño y una meta
A la hora de emprender, es muy importante comprender que para concretar una meta tenemos que vaciarnos de la palabra sueños. Muchas personas tienen sueños: “Mi sueño es ser cantante”, “Mi sueño es ser delgada” o “Mi sueño es ser millonaria”.


“Los sueños, sueños son, es lo que ocurre cada vez que nos vamos a dormir. Entramos en un momento en donde nuestro inconsciente empieza a plasmar ideas y empezamos a tener sueños, proyecciones. Esos sueños son ideas. Los sueños quedan ahí, en esa situación de ilusión y no se plasman en la realidad. Por eso, tenemos que transformar nuestros sueños en metas concretas. Es muy importante decir bien nuestras metas, pasar del sueño a algo real. Lo siguiente es tener en claro en qué tiempo queremos hacer las cosas. Poner bien el tiempo hace que se pueda plasmar en la realidad. A veces, decimos objetivos o metas, pero no le ponemos un tiempo. Entonces, podría ser mañana, pasado o dentro de 20 años. Es importante escucharnos a la hora de hablar si realmente queremos materializar nuestras metas”.

Sus redes:
Instagram: @NataliaBarrera.EscuelaNefer
Youtube: Natalia Barrera

Previo Los efectos de la pandemia en los trabajadores argentinos
Siguiente Con 100 millones de consultas, el Diccionario de la RAE bate récords en tiempos de coronavirus