Su conductor, Fernando Oliveros, hizo un repaso por los comienzos, la participación de su familia en la producción y las ideas para seguir innovando con este clásico del rubro en la tv santafesina.

 

Textos. Milagros Viaut. Fotos. Pablo Aguirre.

 

“Veinte años no es nada” recita el viejo tango, y sin ánimos de faltarle el respeto a Gardel, en una veintena pasan muchas cosas. Festejar aniversarios “redondos” siempre es motivo de balance y reflexión. Hay algo de esas fechas claves, algo de ese cero a la derecha, que genera cierto respeto y una necesidad de mirar hacia atrás para ver el camino recorrido, y si hay alguien que está viviendo estas sensaciones a flor de piel es Fernando Oliveros, conductor de Empresas y Eventos que este año cumple dos décadas ininterrumpidas en el aire de CYD Litoral.

 

Muchas cosas cambiaron desde ese 20 de julio de 1999 cuando el ciclo se emitió por primera vez. Desde el inicio no sólo mutó la modesta escenografía de telones blancos con dos sillones y el logo del programa, sino también la manera en la que este oficial retirado del Ejército se desenvuelve ante las cámaras: “Estaba totalmente duro, era la primera vez que hacía televisión”, reconoce Oliveros y ríe.

 

Cuando hace memoria sobre ese comienzo reconoce “mucho trabajo”. “Nosotros no somos de acá, llegamos en el año ‘99 y no conocíamos a nadie, esto nació de cero”, reflexiona. Fernando Oliveros cuenta con una especialización en Comunicación Institucional que empezó a desarrollar dentro del Liceo Militar General Belgrano, y que, tiempo después, sintió la necesidad llevar hacia el ámbito civil. Y así empezó “Empresas y Eventos”: con una alta dosis de tiempo, sacrificio y esfuerzo.

 

Y del otro lado de la balanza, mucho aprendizaje. En veinte años, Oliveros aprendió no sólo sobre cuestiones artísticas sino a estar informado permanentemente “porque el rubro así lo requiere”. Aunque sabe que hoy en día compite con una gran variedad de programas y canales, su carta para jugar y mantenerse durante tantos años vigente es “la comunicación pura”. “La permanencia del programa es nada más y nada menos que por la calidad del producto”.

 

Y esta calidad que se encarga de remarcar no se consigue fácilmente. Hay un equipo de trabajo -integrado por toda la familia- que piensa en los contenidos, los invitados, el vestuario. Cualquier momento de reunión familiar es válido para producir: desde un viaje en auto hasta un almuerzo sirve para improvisar un torbellino de ideas que después se plasman en pantalla.

 

Tanto Fernando, como su mujer y sus hijas entienden que son intermediarios entre los datos duros y la información bajada a tierra: “Primero quería hacer algo más tecnicista, de empresas y finanzas, pero con el transcurrir de los primeros programas nos dimos cuenta de que teníamos que explicarle a las personas por qué aumenta el kilo de pan y también hablar de la hiperinflación, porque pasamos por todas las etapas y nunca dejamos de estar al aire”, expresó.

 

Sobre estos veinte años mostrando la actividad empresarial, industrial, comercial, económica, productiva y de los eventos de Santa Fe y la región, Oliveros manifestó que “el balance es enorme, grandioso, es el resultado de un sacrificio de todo el grupo familiar. Lo más difícil es permanecer, hay muchos programas que empiezan y no continúan, pero nosotros nos hemos mantenido. Es el buen resultado de haber dado todo y tener dos factores importantes: audiencia y pautas, en ese sentido, porque puedo tener mil auspiciantes pero si no lo ve nadie, no sirve”.

AGRADECIMIENTOS

 

A poco de cumplir las dos décadas en pantalla, el conductor manifestó su sincero agradecimiento a la audiencia que acompaña todas las transmisiones, a las autoridades de CYD Litoral, a los auspiciantes que lo apoyan desde el primer envío, a María José Ramón -la primera productora del ciclo-, y Roberto Menotti, “nuestro viejo y actual director”.

Aunque el reconocimiento más especial se lo llevó su familia: su mujer, Mónica Guarido, encargada principal de estar en los detalles y el asesoramiento de imagen; sus hijos, Josefina y Mercedes Oliveros Guarido, que “crecieron en la tele” y cumplen el rol de productoras, y Sebastián Oliveros, quien hasta el año pasado llevó adelante el costado comercial del programa.

 

PLANES A FUTURO

 

Por último, la mirada hacia adelante. Consultado sobre el futuro de “Empresas y Eventos”, Fernando no dudó en afirmar que va a seguir al frente del ciclo “con los cambios y la adaptabilidad a los tiempos, pero con la misma esencia, el mismo corazón, y junto a la familia”, concluyó.