Soledad Adjad

¡Hoy vamos a decorar tu casa con flores y plantas frescas!
Por la velocidad y el ritmo con el que vivimos, nada es más relajante que llegar a casa y encontrar un lindo oasis de flores naturales. ¿Cómo hacerlo? Tranquilos, no desesperen, puede ser muy sencillo. Hoy les voy a contar cómo lograrlo.


En primer lugar es importante que elijamos algún recipiente adecuado, acorde al lugar dónde queremos lucir nuestras flores. Podría ser algún objeto viejo en desuso, como una jarra, una tetera, una ensaladera o alguna compotera pequeña. Busquen algo lindo y que en este momento esté guardado y en desuso. ¡Seguro van a encontrar alguna cosita de las abuelas!


En segundo lugar, es importante estudiar la altura del recipiente, ya que vamos a cortar los tallos teniendo en cuenta ese tamaño.


Para comenzar a trabajar, vamos a necesitar algunas flores o ramas, hojas o juncos. No es necesario salir a comprar, primero buscá en tu jardín o en tu balcón, probablemente tengas algo lindo, pero para encontrarlo tenés que mirar con detenimiento. ¡A veces no nos damos cuenta de la belleza que hay a nuestro alrededor!


Si no tenés nada de nada… bueno, podés salir a dar una vuelta en tu barrio, seguro que algún vecino podó una de sus plantas y algo vas a encontrar.


Ahora… ¡manos a la obra!


Necesitamos: el recipiente, algunas ramas o flores y alguna tijera, puede ser de poda o bien alguna grandecita de hogar.


Un secreto muy importante es medir bien la altura de los tallos antes de cortar. Según qué elementos se tengan, podés ubicarlos en diferentes alturas. Alguna ramita más alta, una flor más abajo. Observar cómo quedan antes de cortarlas. Una vez que te guste el resultado, podés cortar siempre con cuidado que los tallos lleguen al fondo del recipiente.


¿Y…? ¿Cómo se ve esa creación? Seguro que muy bella. Podés compartir tu foto en Instagram.


Último consejito: que a tu arreglo no le falte agua y, si es posible, cambiala todos los días.


Ojalá hayas disfrutado de armar tu propio oasis como lo hago yo todos los días. ¡Hasta la próxima!