Dificultad/ Fácil
Porciones/20

 

Ingredientes/

125 gr. de manteca
160 gr. de azúcar
2 huevos
450 gr. de harina
Ralladura de limón
2 cdas. de polvo de hornear
1 pizca de sal

 

Preparación/

 

Mezclar el azúcar, la manteca (a temperatura ambiente), la ralladura de limón, la sal y los huevos. Añadir la harina mezclada con el polvo de hornear y amasar hasta conseguir una masa uniforme e integrada. No amasar de más.

 

Colocar la masa en un recipiente y cubrirlo con film transparente. Guardarlo en la heladera durante media hora o hasta que la manteca haya vuelto a endurecer. Es importante que se use una manteca común y no margarina. Si la manteca no endurece, la masa se queda ablanda y es muy difícil trabajarla.

 

Espolvorear la superficie de trabajo con un poco de harina. tomar una porción de masa y extender con el rodillo hasta obtener una capa fina de unos 4 a 6 mm.

 

Colocar un cortapastas encima de la masa y presionar para cortar la masa. Para que quede bien cortada y con bordes lisos, se puede hacer un pequeño giro para ayudar a cortar y despegar la formita de galleta. Con los recortes, amasar de nuevo y extender para cortar más galletas. Si se ablanda, guardar de nuevo en la heladera.

 

Colocar las galletas separadas entre sí en la bandeja del horno, sobre papel de horno, y hornear durante 10 minutos a 180ºC. No se debe dejar que se doren porque enseguida se queman y toman un sabor amargo.

 

Una vez horneadas, sacarlas del horno y, con cuidado, colocarlas sobre una rejilla para que se enfríen. Una vez frías, se pueden guardar en una lata. Aguantan en perfectas condiciones más de un mes.