El modelo y artista Rick Genest, conocido en todo el mundo como “Zombie Boy”, ha sido encontrado muerto en su vivienda en Montreal (Canadá), según ha publicado varios medios locales y la web TMZ.

Según iHeartRadio Canadá, que cita fuentes de la Policía local, el artista aparentemente se quitó la vida.

“Icono de la escena artística y el mundo de la moda, este innovador, contra la corriente de la cultura popular, encandiló a todos los corazones”, escribió su agencia, Dulcedo Management, en un breve mensaje en Facebook.

“Zombie Boy fue amado por todos los que tuvieron la oportunidad de conocerlo (…) Gracias ZB por todos los hermosos momentos en tu compañía y por tu radiante sonrisa”, finaliza el comunicado. Más tarde la agencia explicó que Genest “no era drogadicto, y estaba sobrio en el momento de su muerte”.

Rick Genest, de 32 años, entró en el mundo de la moda de la mano del estilista Nicola Formichetti, quien lo descubriera en 2010 y lo empujara para ser parte de campañas publicitarias. Sin embargo, fue en 2011 cuando se hizo famoso en todo el mundo tras aparecer en el videoclip de Lady Gaga “Born this way”. A raíz de su aparición fueron muchos los diseñadores que quisieron contar con él para desfilar.

De hecho, la cantante estadounidense ha sido una de las primeras en reaccionar a la triste noticia. Lady Gaga ha afirmado que está “más que devastada” al enterarse de la muerte del modelo.

“El suicidio del amigo Rick Genest, Zombie Boy es más que devastador. Tenemos que trabajar más duro para cambiar la cultura, poner la salud mental en primer plano y borrar el estigma de que no podemos hablar de ello. Si estás sufriendo, llama a un amigo o a una familia hoy mismo. Debemos salvarnos unos a otros”, escribió la cantante en su cuenta de Twitter.

Comenzó a tatuarse a los 16 años y terminó cubriendo el 90 % de su cuerpo, logrando dos récords mundiales de Guinness. Uno por tener buena parte de animales en su cuerpo (176) y otro por la cantidad de tatuajes de huesos (139).

La afición del modelo por tatuarse surgió justo después de superar un tumor cerebral que le diagnosticaron con 15 años y con el que corría el riesgo de morir o quedar desfigurado.

“Imagino que me llevó a obsesionarme con lo mórbido y lo macabro”, explicó a la prensa británica hace unos años.”La operación para extirpar el tumor se realizó sin problemas, pero desde entonces, he sabido que la vida era demasiado corta para no cumplir mis sueños de tatuajes y modificaciones corporales”, afirmó al Daily Mirror. El primer tatuaje que se hizo tras la operación fue una calavera con unas tibias cruzadas en su hombro.

El nombre de Zombie fue una ocurrencia de sus amigos, según él mismo confesó. “Mis amigos me apodaron Zombie. Cuando juegas en las calles y te metes en problemas, tienes un sobrenombre para protegerte. Zombie vino de mi amor por el punk y el cráneo”.