Los restos de un palacio imperial de la dinastía Jin (1115-1234) fueron hallados en China cuando se realizaban las obras de la futura Villa Olímpica para los Juegos de Invierno de Beijing 2022.

 

La revista digital Sixth Tone, informó que el descubrimiento ocurrió en las obras de la Villa Olímpica en Zhangjiakou, uno de los tres emplazamientos en donde se celebrarán algunas de las pruebas de esquí.

 

Los expertos señalaron que los restos son de una residencia para príncipes de la dinastía Jin, que controló el norte y el noreste de la actual China hasta que ésta fue invadida por los mongoles.

 

Además, junto a restos de la estructura del edificio se hallaron vasijas y piezas de porcelana.

 

El hallazgo sucede pocas semanas después de que comenzaron las obras en Zhangjiakou, y por ahora se ignora si obligará a cambiar los planes de construcción.