Esta nueva técnica de marketing inmobiliario tiende a atraer la atención de los potenciales clientes al propiciar que una propiedad se vea más atractiva.

 

Textos. Nadia Novillo.

El significado del concepto <IC>“Home Staging”<XC> relativamente nuevo, procedente de EE.UU., es “casa puesta en escena”. Es una tendencia de moda muy utilizada y requerida por los agentes inmobiliarios que intenta mejorar la imagen de una propiedad.

 

Es un servicio que también ofrecemos las organizadoras de espacios del hogar y lugares de trabajo, que tiene como fin una puesta a punto express, darle un lavado de cara rápido y económico a una propiedad para agilizar su proceso de venta o alquiler.

 

Se trata de una nueva técnica de marketing inmobiliario que tiende a atraer la atención de los potenciales clientes generando que una propiedad se vea más atractiva. Se intenta y busca lograr que quienes la visitan se vean tentados e imaginen viviendo allí.

 

El Home Staging implica ciertas pautas básicas a tener en cuenta, en primer lugar hablaremos del orden y la limpieza.

Sabemos que al momento de decidir una compra juega un rol importante lo emocional, la primera impresión influirá y condicionará la elección de un interesado, por lo tanto es fundamental transmitir una sensación de orden y armonía.

 

Un ambiente repleto de muebles, trastos y objetos desparramados por todos lados da un aspecto desprolijo, descuidado, resta a la propiedad ya que hace que parezca que los espacios son más pequeños y que la propiedad tiene más años.

 

La limpieza es otro aspecto fundamental, todo lo que se ve impecable luce más lindo y mejor, genera una sensación agradable, de confort y bienestar. Lo mismo sucede con los aromas y perfumes sutiles que despiertan una apreciación positiva y placentera.

Junto con estas tareas de ordenar y limpiar debemos despejar, es de suma relevancia generar sensación de amplitud; nadie quiere vivir en una casa abarrotada de mobiliario y adornos, esto genera agobio. Esta comprobado que en la actualidad el lujo está asociado al espacio que disponemos y no a la cantidad de cosas que tenemos.

 

Debemos lograr que los ambientes se vean espaciosos, despojados, bien ventilados, luminosos, y todo eso es posible conseguirlo ordenando, limpiando y despejando.

 

Resulta imprescindible también reparar y arreglar todo lo que este dañado, roto o no funcione.

 

Una vez finalizados estos pasos es el momento de organizar el espacio y decorar. Acá entra en juego la habilidad para conseguir destacar y potenciar los aspectos y puntos fuertes y más favorables.

 

Disponemos de muchísimos recursos para lograr nuestro objetivo, comenzando por cambiar las disposición de los muebles, evitando que una habitación se vea cargada o saturada, buscando el equilibrio entre funcionalidad y estética visual, priorizando y analizando la circulación y el paso en los ambientes.

 

Ideales son los muebles de líneas rectas y los colores neutros que, junto con los espejos, son grandes aliados para dar sensación de amplitud a un ambiente.

 

Luego toman protagonismo y especial importancia los pequeños detalles que hacen a las grandes diferencias, les aseguro que con ellos lograremos transformar una propiedad en un hogar.

 

Dentro de esta lista de detalles podemos mencionar flores y plantas, velas y difusores -que no solo decoran sino que actúan como aromatizadores de ambientes- unos almohadones, una manta sobre un sofá o pie de cama, un lindo cuadro, unos caramelos o bombones que inviten y conviden algo dulce… Todo lo que pueda aportar calidez, es bienvenido.

 

Una vez realizado el Home Staging lo aconsejable es tomar una buena fotografía, en lo posible con luz natural del día, para ser publicada. Luego podemos comenzar a mostrarla. Así estaremos en condiciones de decir que esa propiedad tendrá mejores y rápidas oportunidades de ser vendida o alquilada, incluso se obtendrán mejores resultados en la negociación.

Ustedes se preguntarán por qué les cuento esto y para qué les sirve, más allá de quienes tengan intenciones de realizar un negocio inmobiliario. Lo cierto es que mi propuesta es una invitación a realizar un Home Staging de sus hogares hoy, ahora, para ser disfrutado por ustedes. No es necesario tener que vender, alquilar o recibir visitas para que nuestra casa se vea linda, atractiva y confortable.

 

Comencemos por recorrer nuestra casa y hacer una lista de todo lo que necesita ser refaccionado, reparado y restaurado. Establezcamos un orden de prioridad: es momento de cambiar la lamparita quemada, de destapar la cañería tapada, de arreglar la canilla que pierde, esa cerradura que se traba, esa puerta que se hincha y no se puede abrir o cerrar, el burlete de la heladera que se salió, esa llave de luz que está en corto… Si no podemos resolverlo nosotros, establezcamos un orden de prioridad y llamemos a un plomero, electricista, carpintero o pintor. Resolvamos y solucionemos.

 

Postergar, posponer, dejar para después es lo que lleva al desorden, al caos, a la dejadez y abandono; genera agobio, estrés, desgano y malestar. Con el tiempo esto se convierte en un problema y nos encontramos con que nada funciona, nada anda, nada sirve. Evitemos llegar a este punto.

 

Todos los espacios de nuestro hogar están para ser usados y disfrutados, de ninguna manera el orden implica que un ambiente debe ser un lugar de museo o exposición. El desorden se genera cuando se van se van dejando objetos perdidos o huérfanos por toda la casa, cuando se usa y no se guarda, cuando las cosas no tienen un lugar sino que se van dejando por ahí, cuando se acumulan cosas sin saber para qué ni por qué.

 

Debemos preguntarnos si nuestra casa realmente nos representa, si habla de nosotros, si estamos a gusto en ella. Tenemos que quedarnos con todo lo que usamos y necesitamos, con lo que nos hace felices ver y tener; y hacer los cambios y modificaciones necesarias para que cada día volver a nuestro hogar sea placentero y reconfortante.

 

Estos cambios no implican gastar mucho dinero, hablamos de un lavado de cara low cost donde ordenar, limpiar, despejar, reparar, organizar y finalmente decorar harán de nuestra casa un hogar.

 

Los agentes inmobiliarios aconsejan hornear una torta antes de mostrar una propiedad para que el aroma trasmita lo que acostumbramos a llamar “calor de hogar”. Yo les propongo que hagamos una torta, preparemos un café -su aroma también resulta tentador e irresistible- y seamos nosotros mismos quienes elijamos querer vivir y disfrutar de nuestro propio lugar.