El 6 de agosto celebramos el Día del Veterinario, como recordatorio de la iniciación de la carrera en el país.

 

El 6 de agosto de 1883 se iniciaron los cursos en el Instituto Agronómico Veterinario de Santa Catalina en la Provincia de Buenos Aires. Fue la primera escuela de estudios superiores de veterinaria del país.

Durante años se celebró la fecha 6 de agosto como recordatorio de la iniciación de la carrera en el país y como tal se la consideró por muchos como Día del Veterinario, pero desde 1983 y mediante un decreto ley del gobierno nacional se estableció el 6 de agosto como día del veterinario argentino.

 

Hoy son más de 15 mil los profesionales que ejercen en el país y centenares de jóvenes pugnan por ingresar a la carrera.

El rol del veterinario se amplió significativamente donde se destaca su importancia en las cuestiones domésticas y principalmente en el desarrollo de las cadenas productivas. La búsqueda permanente del bienestar del animal potenció la idea de comenzar a formar profesionales desde la escuela secundaria.