Japón: magia y misterio


Este es un país con una cultura y unas tradiciones muy particulares. Es cierto que muchas influencias culturales tuvieron su entrada desde China, pero Japón ha tenido siempre la cualidad de adaptar cualquier influencia extranjera y darle unas características propias. Entre algunas de las tradiciones japonesas más populares podríamos citar la ceremonia del té, las artes marciales, la caligrafía japonesa, el ikebana o arreglo floral, el sumo, la meditación zen, los kimonos, etc.

El país moderno: Tokio
Los anuncios publicitarios te asaltan por todos lados, la calle llena de colores y luces, la gente apelotonada en los metros, los últimos móviles, tablets y demás aparatos, el famoso cruce de Shibuya… La metrópolis de Tokio ofrece la parte más moderna del país. Con un área urbana de 36 millones de habitantes, la capital y centro cultural, político y económico del país, es una de las mayores aglomeraciones urbanas del mundo.

Templos y santuarios
Japón está lleno de santuarios sintoístas y templos budistas. El sintoísmo es la creencia original del archipiélago nipón, basada en la veneración a los dioses o kamis, mientras que el budismo llegó al país hacia el siglo VI. A pesar de haber padecido momentos de enfrentamiento, ambas creencias conviven en la vida cotidiana de los japoneses con absoluta naturalidad. Los templos y santuarios esparcidos por todo el territorio ofrecen una visión del Japón más tradicional y una oportunidad de introducirse en una visión filosófico-religiosa del mundo completamente diferente a occidente.

Ryokan o alojamiento japonés
Los ryokanes son alojamientos que únicamente pueden disfrutarse en Japón, que se destaca por ser un país donde los detalles son sumamente cuidados y la atención es excelente. Pasar unos días en un ryokan, con suelos de tatami y puertas de papel corredizo, es una experiencia única. La mayoría se localizan cerca de baños termales e incluyen comida típica japonesa.

La seguridad
El mito de que Japón es (si no el más) uno de los países más seguros del mundo, es totalmente cierto. Sorprende como en las cafeterías, la gente deja las cosas (iphone, tablet, portátil incluidos) tranquilamente sin ningún tipo de vigilancia sobre la mesa mientras se van al baño. Aunque un país tan seguro también tiene sus inconvenientes: cuando salen de Japón (al “mundo real”) son presa fácil de los carteristas.

La comida
Además de sumamente sana y equilibrada, la comida japonesa es deliciosa. Aunque el sushi es un plato muy popular, existen numerosos platos que son poco conocidos. Con arroz blanco (cuya cocción se realiza en las maravillosas máquinas arroceras automáticas) como base de cualquier comida, la gastronomía japonesa integra ingredientes y platos para todos los gustos. Además, existen comidas típicas según la zona de Japón; por ejemplo el okonomiyaki en Osaka, las ostras en Miyajima, los langostinos fritos en Nagoya, la famosa carne de ternera en Kobe o el goya en Okinawa. También existen platos típicos de ciertos días o festividades.

Naturaleza: paisajes y jardines.
En concordancia con la veneración a los dioses o kamis de la naturaleza propia del sintoísmo, los japoneses otorgan un significado especial a la naturaleza y muchas celebraciones se basan en el ciclo de las estaciones, como el hanami o contemplación de la flor del cerezo durante la primavera. Saliendo un poco de las ciudades, Japón nos ofrece la oportunidad de pasear por bosques de bambú, montañas y lagos de una belleza extrema. Especial mención merecen los numerosos jardines del país, cuidados hasta el mínimo detalle, son un lugar perfecto en el que olvidarse de todo, inspirar aire fresco y dejarse llevar por la tranquilidad del momento.

Los festivales
Los denominados “matsuris” tienen lugar a lo largo y ancho (o estrecho) del archipiélago japonés durante todo el año. Con diferentes tradiciones, desde comida hasta bailes o eventos característicos, el equivalente a las fiestas populares en España, son un lugar interesante para ver a los japoneses relajados y disfrutar de las costumbres propias del país.

El paraíso de los otaku y demás cosas extrañas
Además de destino preferido de los amantes del manga y anime, Japón es un país lleno de cosas rarísimas. Desde los karaokes individuales hasta los cafés de gatos, pasando por las diferentes tribus urbanas que habitan la capital. ¡Japón nunca dejará de sorprendernos!

Previo ¿De dónde proviene el tereré?
Siguiente Cómo proteger a tu mascota de las altas temperaturas