Por Sabine Glaubitz
dpa

Jean Reno se siente bien con cualquier papel delante de la cámara, ya sea un gangster o un payaso. No se considera ni un héroe de acción, ni un comediante, ni un chico malo. Es simplemente un actor, dijo en una entrevista con dpa. Simplemente hace lo que en ese momento le parece lo correcto. Y así es como Reno, que hoy cumple 70 años, ha llegado tan lejos en su carrera.

Con “Le grand bleu” y “Misión imposible”, Reno no solo se convirtió en una estrella en Francia, sino también en el francés más conocido en Hollywood. En una entrevista del año 2000 dijo que, por cada producción de Hollywood en la que participaba, hacía una película francesa.

Si realmente aplicó siempre esa norma, no está claro. Lo que sí es seguro es que con cintas estadounidenses como “La pantera rosa”, “El código Da Vinci” y “Flyboys” se ha convertido en uno de los intérpretes franceses más demandados en la meca del cine norteamericano.

Pero Reno seguramente no estaría ahí si no fuera por Luc Besson. El director y productor francés ha rodado mucho con él. Al principio con papeles secundarios como en el thriller “Subway”, con Isabelle Adjani y Christopher Lambert, en 1985. Le siguieron “Le grand bleu”, el oscuro thriller “Nikita” y finalmente “Léon”, en el que Besson le dio el papel principal de un asesino a sueldo.

Reno nació en Casablanca, fruto del matrimonio de dos españoles que huyeron a Marruecos de la dictadura de Francisco Franco y más tarde se trasladaron al protectorado francés. Tras realizar su servicio militar obligatorio en Alemania, Reno marchó a principios de los 70 a París, donde sobrevivía trabajando en obras de teatro y en televisión.

La representación de la brutalidad es parte del negocio para él. Sin embargo, no se ha limitado solo a la imagen de chico malo. Al igual que tampoco lo ha hecho con la de comediante. En la comedia de viajes en el tiempo “Los visitantes”, de Jean-Marie Poiré, hizo reír a más de 13 millones de personas solo en Francia interpretando al caballero Godefroy junto a Christian Clavier como Jacquouille.

Dos de sus seis hijos los ha tenido con la modelo y actriz Zofia Borucka, de 46 años. El político francés Nicolas Sarkozy y el cantante de rock Johnny Hallyday, fallecido en diciembre de 2017, fueron los testigos de su boda, en 2006.