La belleza del cuerpo forma parte de un todo


Una estética integradora, que incorpore la nutrición y hábitos de vida saludable, es imprescindible a la hora de generar resultados 100% eficaces y duraderos en el tiempo.
Textos. Lic. en Nutrición Florencia Appendino (M.P.1290).

Aplicar tratamientos a través de equipos sofisticados de alta tecnología es sin dudas un excelente medio para conseguir resultados óptimos en nuestro cuerpo, ya sea con el objetivo de reducción de grasa corporal, tonificación o para mejorar el aspecto de la piel; pero con la sola aplicación de estos equipos, no podemos generar resultados 100% eficaces y duraderos en el tiempo.


Lo que necesitamos, además de la aplicación de la tecnología, es una estética más integradora, de la mano de la nutrición, incorporando nutrientes esenciales a través de los alimentos y aumentando la adherencia a los hábitos saludables como la actividad física. Ejemplo: si estimulamos a través de un equipo tecnológico la formación de colágeno y elastina para mejorar la tonicidad de la piel, desde la nutrición debemos generar un plan alimenticio aumentando la ingesta de estos y otros nutrientes necesarios para mejorar la integridad del tejido conjuntivo. La nutrición es clave en la estética.


ALIMENTOS ALIADOS EN TRATAMIENTOS ESTÉTICOS


Fibra alimentaria: Los cereales integrales como el salvado, la avena, la granola y la misma fibra de todas las frutas deben incluirse diariamente en la alimentación ya que son potentes reductores de la celulitis producto de la infección e inflamación del tejido subcutáneo. La fibra tiene el efecto de retener y arrastrar las sustancias tóxicas hacia el intestino para su posterior eliminación del cuerpo, mejorando la apariencia de la piel.


Legumbres, porotos, maní, semillas: Un buen consumo diario de estos en forma de colaciones o en las comidas principales, como por ejemplo maní tostado y sin sal o legumbres como los garbanzos y las lentejas, evitan la deshidratación de la piel y el envejecimiento prematuro. Debido a la edad, el exceso de insolación, las sustancias químicas agresivas; las células de la piel tienden a deshidratarse o sea a perder agua viéndose áspera, agrietada y con falta de belleza; por eso es clave el consumo de estos alimentos en tratamientos de cuidados y belleza de la piel.


Cítricos: Son las frutas de estación y al consumirlos nos aportan antioxidantes que ayudan a mejorar la apariencia de la piel, sobre todo aquellas con manchas oscuras y la eliminación de sustancias tóxicas a través de la circulación sanguínea, disminuyendo la aparición o el crecimiento de la celulitis.


Apio: También es un vegetal de estación que se puede usar en múltiples preparaciones como una rica sopa o en ensaladas. Tiene la acción por sus nutrientes de limpiar y purificar el organismo. Entre sus propiedades se destacan las diuréticas: está recomendado para cálculos renales, edemas de la piel o los miembros inferiores, ácido úrico.

En estética es un gran aliado del drenaje linfático. Es un potente alcalinizador de la sangre; gracias a sus sales minerales de reacción alcalina es capaz de neutralizar el exceso de ácidos del organismo y grasas ayudando a descender los perfiles lipídicos aumentados y a evitar el crecimiento de los tejidos con celulitis.


Una correcta alimentación rica en nutrientes, con las calorías justas de acuerdo a la necesidad de cada persona y una vida activa a través del movimiento es clave en la duración y la optimización de los resultados estéticos. Te esperamos en Michelle Farr desde el equipo nutricional trabajando interdisciplinariamente en el cuidado de tu salud.

Previo Rogel para compartir con amigos
Siguiente Pestañas llamativas