La heladera, gran protagonista de la cocina


La heladera, es un electrodoméstico muy relevante, juega un rol fundamental y protagonista en toda cocina.
Por Nadia Novillo.


Dentro de la heladera guardamos y conservamos todos los alimentos perecederos de consumo diario.


Actualmente se ha convertido en un objeto deco de diseño, en el mercado encontramos distintas propuestas de modelos y colores.


Hay para todos los gustos y preferencias, estilos más vintage y retro, otras súper modernas, con doble puerta, con freezer arriba, al costado, abajo, las encontramos en colores clásicos y tradicionales, blanca, plata, opciones en negro que es tendencia y colores más jugados como rojo, amarillo, rosa, aqua para los más vanguardistas.


La heladera a mi criterio debe ser el quirófano de la casa, lo que intento decir con esta metáfora es que debemos inspirarnos en la limpieza y asepsia que caracteriza a un quirófano al momento de organizar y ordenar el interior del freezer y la heladera.


La heladera debe mantenerse impecable e impoluta siempre tanto por dentro como por fuera.


Si bien entiendo que es una costumbre instalada y arraigada llenar tanto el frente y los laterales de la heladera con imanes de destinos y lugares visitados, de delivery de comidas, farmacia, de fotos de souvenirs, de invitaciones, de turnos médicos, de planificadores y calendarios déjenme decirles que de ninguna manera ese es el lugar correcto para ubicar esas cosas.


Todo eso junta polvo y grasitud característicos y propios de los procesos de cocción, por otro lado esas cosas suelen caerse al abrir y cerrar las puertas y dan un aspecto de desorden, desprolijidad y falta de higiene.


No es una cuestión de estética, si queda bien o mal, si me gusta o no, sino que es dar prioridad a la pulcritud de la heladera en su conjunto.


Las puertas de las heladera y freezer deben verse relucientes como si se tratara de un espejo.


Al abrir las puertas de la heladera no debería sentirse ningún olor predominante, fuerte o invasivo.


Para evitar los olores y la contaminación cruzada de los alimentos es premisa fundamental que todos los alimentos se guarden en recipientes con tapa o se cubran con papel film o aluminio, lo que a su vez impide que se oxiden y propicia su mejor conservación.


La limpieza y el mantenimiento de la heladera debe ser permanente, constante, a diario, siempre que algo se derrame o vuelque debe limpiarse en el momento, lo mismo el control de las fechas de vencimiento y el estado de los alimentos para evitar que se echen a perder.


La sugerencia es que todo lo que ingrese a la heladera sea previamente lavado en el caso de las verduras y frutas, y en el caso de las bebidas, lácteos, mermeladas, aderezos y demás envases se los limpie con un paño mojado o con las toallitas húmedas desinfectantes antes de guardarlos en la heladera.


Prohibido guardar los alimentos en el freezer y heladera en las bolsas que nos entregan y vienen del súper.


Lo ideal es utilizar organizadores y recipientes transparentes para poder ver fácilmente lo que hay dentro de ellos, sugiero vidrio para todo lo que es alimentos crudos o cocidos y bebidas, y en cambio prefiero acrílico o plástico para contenedores, bateas, porta botellas.


El uso de los contenedores dentro de la heladera cumplen una función similar a la de un cajón permitiendo aprovechar la profundidad de los estantes, evitando que queden cosas olvidadas en el fondo, facilitan establecer categorías de alimentos, resultan muy prácticos y cómodos los modelos que vienen con rueditas y manija.


Las categorías dependerán de los consumos de cada grupo familiar, se pueden agrupar dulces, salados, aderezos, yogures, postrecitos y gelatinas, embutidos y quesos, o establecer desayuno/merienda donde se agrupan queso untable, mermeladas, dulce, manteca, etc.


En el freezer se puede dividir en alimentos crudos y comidas elaboradas, en carnes, pollo, pescado, pastas, verduras, postres, helados.


Eliminar todo lo que sea packaging de cartón, como las típicas cajas de hamburguesas, medallones, pastas.


Es muy importante utilizar bolsas y separadores especiales para freezer, rotulado con el detalle de lo que se trata porque cuando está congelado puede prestar a confusión, sobre todo los distintos tipos y cortes de carne y con la fecha en la que se friza.


La organización, limpieza y orden de la heladera minimiza el desperdicio de alimentos por caducidad o descomposición, facilita armar la lista de compra, sabemos lo que tenemos, conocemos lo que debemos reponer.


Los invito a inspirarse en las heladeras de esos restós que transmiten placer visual y generan ganas de servirse y degustar todo lo que está exhibido. Si se ve rico, tienta a probarlo.


Tips

  • Si tu heladera tiene muchos años y se ve deslucida pero aún funciona bien, podés renovarla plotéandola con vinilos de colores, con diseños estampados, con palabras o frases.
  • Si vas a invertir en una nueva heladera la sugerencia es que elijas un sistema de frío duocooling, es decir la combinación perfecta y equilibrada de dos sistemas de fríos, no frost para el freezer, lo que significa que no genera escarcha y no vas a necesitar descongelarla periódicamente para limpiarla, y frío cíclico para la heladera porque mantiene más frescos los alimentos por más tiempo.
  • Para quienes estén pensando en hacer reformas en su cocina o tengan el proyecto de construir, al momento de pensar en el diseño y distribución la sugerencia es tener en cuenta el concepto de el triángulo perfecto que refiere a una ubicación de horno y anafe, heladera y bacha en una disposición triangular ya que de este modo, favorece la circulación y los movimientos, beneficia las tareas en las distintas áreas al momento de cocinar, poner la mesa, sacar, lavar, secar, guardar. Para el lavavajillas el lugar indicado es debajo de la misma mesada en que se encuentra la bacha, lo más próxima posible a la misma.
  • El secreto casero heredado de las abuelas para neutralizar los olores es colocar un trozo de carbón en la puerta, mismo efecto se consigue colocando bicarbonato en un pequeño cuenco o vasito.


Una distribución guía a tener en cuenta


Puerta: huevos, aderezos, bebidas, insumos de repostería.
Estante superior: lácteos, embutidos, quesos.
Estante del medio: carnes, pollo pescado frescos para cocinar y consumir en el día. Comidas cocidas.
Estante inferior: verduras de hojas verdes lavadas, verduras cocidas.
Cajón: frutas y verduras crudas.


No deben guardarse en la heladera


Papas, batatas, calabaza, zapallo, cebollas, se humedecen y echan a perder.


Chocolate, se endurece, se altera su aspecto, sabor y color.


Pan lactal, se envejece, se modifican sus propiedades organolépticas, es decir, sabor y textura.

Previo Había una vez...
Siguiente La hora de los juguetes sin género