La hora del baño: un momento de placer


A los niños les encanta ensuciarse. Lo que no les gusta tanto es limpiarse, bañarse, lavarse el pelo o los oídos. Con algunos trucos el baño puede convertirse en un momento relajante y divertido.


El tiempo de baño puede ser un buen momento para la diversión familiar, sobre todo para los más pequeños de la casa. Es un tiempo de relajación, juego y descubrimiento de nuevas texturas, conceptos y sensaciones.


Pero no todos los niños disfrutan de la hora del baño. De hecho, puede ser una gran batalla para que algunos padres lleven a sus pequeños ángeles sucios a la bañera al final del día… Las rabietas pueden ser un indicador de que no quieren bañarse, por eso, para cambiar esto, habrá que cambiar la forma en la que los niños entienden la hora del baño. Puede ser un momento muy agradable y divertido.


Un baño temático es ideal para los más pequeños de la casa, sobre todo para aquellos que se ponen nerviosos en la hora del baño o que incluso, tienen miedo al agua. Una sesión a modo spa con los juguetes preferidos del pequeño para el agua, puede hacer maravillas. Con un baño temático como por ejemplo, “el baño de los patitos” (con juguetes de goma) puede marcar la diferencia y que tu pequeño desee que llegue la hora del baño.


La hora del baño también puede ser un gran momento para la música. Podés cantar en la ducha, en el baño, poner música para cantar juntos, escoger canciones o componer sus propias letras, o cantar rimas infantiles. Un frasco de shampoo puede ser un improvisado micrófono y no importa si cantan bien o mal, la idea es divertirse.

Previo El microbioma humano tiene tantos genes como estrellas en el universo
Siguiente Consejos para padres: hijos con sobrepeso y obesidad