Hay distintas situaciones y razones en la vida que nos invitan o mejor dicho aún nos obligan a organizar y ordenar nuestros espacios.

Por Nadia Novillo.

La llegada de un bebé a la familia es una de ellas, tenemos nueve meses de dulce espera para reorganizarnos y prepararnos para recibir a este nuevo integrante.

Cuando se trata de papás primerizos es cuando se experimentan grandes cambios y transformaciones en un hogar, luego si se da la llegada de un segundo hermanito nos encuentra más relajados, desestructurados, cancheros y obvio con más experiencia, con lo cual ya no cometeremos el error de comprar y llenarnos de cosas innecesarias.

Desde el momento en que se comparte la noticia, familia y amigos comienzan a llenarnos de regalos, y por otro lado nunca faltan los tíos y amigos que comienzan a ofrecernos cosas para pasarnos, desde cochecito, andador, huevito, ropita, juguetes y un sinfín de objetos que fueron usados por sus primos.

Si bien todo lo heredado es bienvenido podemos hacer una selección y aceptar lo que creemos que vamos a necesitar y usar, y lo que no, simplemente debemos agradecerlo, pero no llenarnos de cosas sólo porque nos las están dando.

Lo primero que debemos hacer es pensar qué cuarto vamos a destinar para el bebé. Puede ocurrir que tengamos una habitación desocupada, que necesitemos hacer alguna reforma, ampliación o modificación, o repensar el ambiente que era de estudio o para recibir huéspedes, o incluso donde guardábamos y metíamos de todo un poco ahora requiera ser transformado en la pieza del niño por nacer.

Es típico, sobre todo en el caso de las mamás vernos tentadas a diseñar y pensar un cuarto temático, con dibujos, figuras y colores muy específicos según se trate de nena o varón, con una onda y estilo muy dulce y tierno, ambientados muy para recién nacidos.

Pero la realidad es que los primeros tres a seis meses de vida ellos duermen en el dormitorio de los papás…., sin entrar en debates de qué es lo que corresponde y qué no, si colecho o no, o cuál es la edad ideal para pasarlos a su cuarto, sabemos y reconocemos que en la práctica la gran mayoría de los chiquitines extienden su estadía en la habitación de los padres por una larga temporada, e incluso por algunos años.

Lo que intento decir con esto es que ese cuarto que fue pensado y armado para ellos con tanto amor, ilusión y dedicación probablemente no sea tan usado en el primer año.

La sugerencia es pensar y proyectar un cuarto que sea principalmente funcional, cómodo y práctico a largo plazo, es decir que se adapte a satisfacer las necesidades en toda la etapa de su infancia y no sólo en su primer año de vida.

En cuanto a colores una opción inteligente son los colores neutros, cálidos, ya que de por sí los juguetes, libros, cuentos y todas sus cosas aportan muchos colores, y si pretendemos que la habitación se vea más amplia y espaciosa la mejor alternativa son los colores claros.

Para la elección del mobiliario una vez más debe prevalecer la funcionalidad, hay diseños súper originales y versátiles donde todo es convertible, así por ejemplo el cambiador queda planteado arriba de la cómoda o cajonera, con una altura adecuada que resulta práctica a los padres, la cuna es multifuncional y marinera a la vez, luego se transforma en cama, los módulos y barandas pueden convertirse en un escritorio.

La cama marinera siempre es una ventaja de gran utilidad, ya sea para el caso de un futuro hermanito o para cuando invitan un amiguito a dormir.

Un sillón cómodo de un solo cuerpo o la clásica silla mecedora pueden ser un complemento perfecto para la etapa de la lactancia y luego para generar un espacio de lectura.

De igual manera el placard o ropero debe ser planificado con una distribución que sea útil y práctico tanto para un niño como para un adolescente, pudiendo regular y cambiar la altura de los barrales de colgado.

El cuarto de un niño no es un espacio exclusivo de descanso como lo es el de los adultos, sino que para ellos es el lugar donde juegan, reciben y comparten con amiguitos, estudian, leen, escuchan música y por supuesto también duermen, por tal motivo es que se debe lograr un equilibrio entre la decoración y la funcionalidad.

Si se pretende optimizar y maximizar el lugar de guardado aprovechar el espacio vertical es una posibilidad, podemos incorporar, estantes, repisas, bibliotecas.

Hogar seguro

Otro de los grandes cambios que deben hacerse en un hogar con la llegada de un bebé es en cuestiones de seguridad, dependiendo de la edad y la etapa en la que se encuentre, si ya gatea o comenzó a dar sus primeros pasos, debemos extremar los cuidados:

1) Colocar tapitas en todos los enchufes que estén bajos o a su altura.

2) Cubrir las puntas de los muebles que puedan resultar cortantes o peligrosos para ellos.

3) Evitar dejar el cargador del celular enchufado con el cable colgando.

4) No dejar monedas, tapitas, capuchones, ni cosas pequeñas que puedan llevarse a la boca.

5) Si tenemos escaleras en casa colocar una puertita tanto arriba como abajo.

6) Si hay balcones o terrazas colocar una protección o contención especial.

7) Utilizar traba-puertas para alacenas y heladera.

8) Si hay piscina en el jardín colocar algún tipo de cerco/reja/cerramiento.

9) Mantener todos los productos de limpieza, insecticidas y tóxicos fuera de su alcance, preferentemente en muebles o alacenas altas que sean inaccesibles para ellos, lo mismo en el caso de medicamentos.

10) Tener la precaución de utilizar las hornallas de atrás y no las de adelante cuando ellos estén revoloteando en la cocina, nunca sentarlos en la mesada cuando estemos cocinando, manipulando cosas calientes o utensilios cortantes.

11) Controlar que los vidrios de las aberturas sean de blíndex, que son vidrios laminados de seguridad.

12) Si tenemos perros, dependiendo de la raza de la que se trate debemos tener algunos cuidados y tomar ciertas precauciones, los especialistas aconsejan presentar el bebé al perro incluso permitirle que lo olfatee al llegar a casa, así evitamos celos o que ellos se sientan desplazados.

13) Los niños siempre deben ir en la parte trasera del auto, de acuerdo a su edad viajarán en el huevito, sillita, booster o butaca, con el cinturón de seguridad colocado.

14) Bebés y niños siempre deben estar en compañía, bajo la mirada atenta y el cuidado de un adulto responsable.

Bebés y niños en movimiento

Cuando salimos con bebés o niños el “por las dudas” siempre está permitido, llevar un bolso con todo lo necesario para cambiarlo, una muda de ropa de repuesto, una muda especial y campera por si refresca, pantalla solar, gorrito, repelente especial para ellos, Caladryl por una posible picadura o reacción alérgica, chupete, mamadera, agua, leche, comida especial para ellos, babero, sonajero, mordisco, osito de apego, mantita y todo lo que la mamá crea y considere que le pueda hacer falta estando fuera de casa con su chiquito es válido.

Tip

Todas las recomendaciones de la mamá deberían ser escuchadas y respetadas cuando quedan al cuidado de abuelos o tíos, aunque ya sabemos que los papás están para educar y abus y tíos para dar todos los gustos y malcriar.

Más allá de todo lo que podamos organizar, planificar y prever, lo verdaderamente importante es que todo se hace con infinito amor pensando en darles siempre lo que consideramos que es lo mejor para ellos.