La Puna de Atacama en flor


Un grupo de investigadores del Instituto Geonorte registró la inusual primavera florecida en los Andes Centrales y comparte en esta nota las mejores imágenes de su trabajo.

TEXTOS Y FOTOS: PROF. DR. JOSÉ GERMÁN VIRAMONTE.
Director – GEONORTE-UNSa Unidad Recursos Geológicos y Geotermicos, IBIGEO-CONICET
Ex Presidente de la Asociacion Latinoamericana de Volcanología, ALVO
Miembro del EC de la International Association of Volcanology and Chemistry of the Earth´s Interior IAVCEI

En el marco del 25° aniversario del Curso Internacional de Volcanología de Campo de los Andes Centrales, organizado anualmente por el Instituto Geonorte de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Salta (IBIGEO-UNSa-Conicet) se realizaron prácticas de campo de la que surgieron curiosas observaciones.

Durante el recorrido -que se hizo durante varias jornadas en los meses de octubre y noviembre- se tuvo el raro privilegio de observar la primavera florecida en la Puna de Atacama un fenómeno muy poco usual al punto que investigadores que trabajan permanentemente en la zona desde hace 50 años en ese lugar solo tuvieron la misma posibilidad en 1991.

Por tal motivo y considerando que fue un precioso regalo de la naturaleza por las bodas de plata del curso, en esta nota presentamos una muestra de algunas fotos de las flores observadas.

Las imágenes fueron tomadas en el sector oriental del Salar de Atacama (Chile) especialmente sobre el camino que une el pueblo de Talabré con el volcán Lascar (a distintas alturas) y el camino une la localidad de Peine con Tilocalar.

Como sucede usualmente, la determinación a través de fotografías no es fácil. Muchas veces solo se puede determinar el género o familia y no se logra garantizar la correcta identificación de las distintas especies, por lo cual los nombres colocados son provisorios y con un cierto grado de incertidumbre.

Este trabajo de campo, de registro e identificación fue realizado por José Viramonte (investigador superior Instituto Geonorte IBIGEO-UNSa-Conicet) con el apoyo del Ing. Lázaro Novara, Martín Guillermo Almirón (CIGEOBIO Centro de Investigaciones de la Geósfera y la Biosfera-CCT San Juan) y la Dra. Marisa Fabressi (IBIGEO).

Algunas fotos complementarias fueron aportadas por los doctores Raúl Becchio y Antonio Costa, mediante la gestión de Andrés Tálamo. Se contó además la ayuda en la edición del Prof. Henry Estrada.


Previo Palta rellena con atún
Siguiente Todos los cuerpos al sol