Después de casi 20 años de ausencia la exclusiva marca española se prepara para volver a la ciudad santafesina.

 

Faltan horas para el desembarco de Zara en el shopping Alto Rosario. La marca de capitales españoles se instaló en un megalocal de 3.500 metros m2 y espera cortar las cintas en pocas horas.

 

El comercio ya está instalado, los vestidos de colores que rompen con el blanco de las paredes están listos para ser comprados. Las luminarias, los sistemas eléctricos e informáticos, sólo esperan el ingreso de la gente.

 

No habrá fiesta de inauguración; directamente se largará la venta de ropa al público. Los directores de la empresa decidieron salir al ruedo con lo que más espera el cliente que es ingresar a la tienda para mirar las prendas, probar, comparar, elegir y, claro, comprar.

 

Este arribo de la firma en Rosario rompe con 17 años de ausencia -cerró en 2001 el local ubicado en peatonal Córdoba- y se suma a los más de diez locales que funcionan en Buenos Aires.

 

Los percheros con algunas prendas ya despiertan la mirada de los curiosos. Así que… ¡¡¡A preparar la billetera!!!