De la mano de Teresa Aranda de Vacaciones Felices, visitamos Copenhague. La capital del bellísimo país de Dinamarca es llamada también “la ciudad más feliz del mundo”.

Textos. Vacaciones Felices.

Amalienborg

Hola queridos lectores y viajeros, qué les parece si pensamos en visitar los países nórdicos integrados por Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia. Los meses que van desde mayo hasta septiembre son los que aconsejo como ideales para conocerlos y disfrutar de días más largos, del sol y su clima que es como una hermosa primavera; ya sabemos que el resto del año es muy frío con días muy cortos.

 

Hoy comenzaré contándoles sobre Copenhague que es la capital del bellísimo país de Dinamarca, también llamada “la ciudad más feliz del mundo”. Aunque sus habitantes tienen un alto nivel de vida, no es este el motivo de tal denominación sino la agradable sensación de confort y felicidad que se respira basada en saber disfrutar la vida a base de planes sencillos y relajados. Los daneses lo llaman hygge (se pronuncia “juga”), es la cualidad de encontrar la felicidad en las pequeñas cosas. Ellos son muy calmos, cálidos y llevan un estilo de vida sencillo que se puede aplicar a cualquier aspecto de la vida cotidiana como la luz, la ropa, la comida, el hogar o las relaciones sociales. Todo esto se puede descubrir fácilmente paseando por Copenhague.

Castillo de Rosenborg

La ciudad ofrece muchísimas atracciones para el turista, que se pueden aprovechar al máximo. Su arquitectura es muy especial, así como el colorido de sus casas.

 

Les quiero comentar los lugares que no deben perderse al visitar este lugar:

 

– City Tour: Siempre aconsejo, a cualquier ciudad del mundo donde lleguemos hacer un city tour que nos ayudará a ubicarnos y absorber lo que más nos gusta. Luego comenzar a caminarla por sectores de acuerdo a los lugares que más nos interesan.

Jardines del Tivoli

– Los Jardines del Tivoli: Este parque de atracciones es el segundo más antiguo del mundo y uno de los lugares más turísticos del país. Es una gran mezcla de atracciones de feria, luces y magia, restaurantes de todo tipo, muchísima música en vivo para todos los gustos, incluso la bellísima música clásica. Todo esto adornado con flores naturales y luces de todo tipo. Data del año 1843 y está impecable.
– La Sirenita de Copenhague: Es un icono de la ciudad, inspirada en el cuento de Andersen. También es la figura más visitada y fotografiada. Recibe a los visitantes sentada de una manera muy especial en el puerto de la ciudad. Por supuesto, hay toda una leyenda alrededor de ella.

La Sirenita

– Stroget: Es la calle peatonal de la ciudad, considerada la más larga del mundo, con tantos negocios que es como la tienda más grande de Europa. Además es muy bulliciosa y descontracturada: en cada cuadra se puede encontrar conjuntos musicales de distintas partes del mundo. Por supuesto, cuenta con bares y restaurantes. En esa calle todo es un gran disfrute, especialmente para quien guste de las compras. No se puede dejar de visitarla.
– Amalienborg: Es el palacio donde habita la familia real y esta compuesto por cuatro cuerpos de estilo rococó. Allí se puede conocer la vida de los distintos reyes daneses y sus costumbres. También se puede saber de la primera reina de Dinamarca. Imperdible: visitar su museo.

Stroget

– Castillo de Rosenborg: Palacio del siglo XVII, típica arquitectura danesa, en donde se encuentran las joyas de la corona. Su interior es espléndido y los jardines, idílicos. La visita dura dos horas. Si hay tiempo, no dejar de visitar y tomar t é caliente y tarta de nueces de la glasé (pastelería) que lleva deleitando a sus clientes desde 1870.
– Lidkoeb: La seducción de las velas. Llegar a Lidkoeb es como jugar al escondite porque hay que seguir los letreros hasta el segundo patio, el de las luces. El premio por encontrarlo son sus fantásticos cocteles. Se pueden degustar bebidas nórdicas como el koldskal, además ofrecen 100 referencias de whisky.
– Disfrutar de un paseo en barco por el canal Nyhavn que se construyó en el sigo XVII para unir el puerto con la ciudad. Esta bordeado con casas de estilo holandés en colores distintos como una postal. Desde este lugar hay que comenzar a conocer la ciudad.
Copenhague tiene muchísimos rincones para seguir recorriendo y disfrutando la calidez y la alegría de su gente. Un destino muy aconsejable.

Tenemos varias salidas durante esos meses ideales para ofrecerles. Para aquellos que van al mundial de fútbol de Rusia, esta es una opción muy buena que se puede aprovechar por la época y la distancia.

 

¡A no perderse Dinamarca, la tierra de la alegría! En la próxima edición seguimos con Suecia, otro país increíble.