Labores de Primavera



Por Soledad Adjad.

Por fin comienzan los días placenteros para disfrutar de los espacios verdes y del crecimiento de las plantas: brotes, capullos, flores ¡todo luce! Si bien la naturaleza se encarga de realizar gran parte de la tarea, mucho también depende de las labores que hayamos realizado en los meses anteriores y de las que llevemos a cabo en esta época.


En esta ocasión, les comparto el siguiente listado de tareas que ustedes podrán tener en cuenta para aprovechar al máximo lo que nos brinda la esperada estación.


Para las plantas de interior:


­ Las necesidades de agua se incrementan debido al ascenso de temperatura, por lo que se recomienda aumentar paulatinamente el riego, sin dejar de tener en cuenta las condiciones climáticas reinantes.


­ Esta época es adecuada para realizar cambios de maceta, pudiendo incorporarse fertilizantes orgánicos. No conviene realizarlo con fertilizantes inorgánicos ya que el vegetal deberá superar primero el “estrés” del transplante para reiniciar su crecimiento y asimilarlos a partir de ese momento. Convendría esperar de 3 a 4 semanas.


­ Al comienzo de la estación, se puede podar los ejemplares, aprovechando para cortar hojas secas, marchitas y enfermas.


­ Mantener las plantas fuera de las corrientes de aire frío especialmente si estaban acostumbradas a la atmósfera cálida, proporcionada por la calefacción.


­ En mitad de estación, aplicar fertilizantes cada 15 días en las de follaje abundante y una vez por mes en las de menor frondosidad.


­ Aplicar fertilizantes en las plantas que darán flores.


­ Se recomienda ir quitando las flores marchitas para favorecer la aparición de las sucesivas.


Para plantas de exterior:


­ Los riegos deben ser regulares y aumentarse a medida que asciende la temperatura.


­ Agregar sulfato de hierro a los jazmines, azaleas, camelias y hortensias para favorecer la nueva floración.


­ Fertilizar todas las especies para aprovechar el desarrollo que se produce en esta época. Además con ello, se verá favorecida la floración y por lo tanto también la fructificación.


­ Retirar flores marchitas para estimular la formación de nuevos capullos y alargar la floración.


­ Realizar la poda de arbustos que florecieron en invierno antes de que comience la nueva brotación.


­ Podar arbustos eliminando ramas secas, enfermas y rotas, brindándoles formas armoniosas.


­ Hacer almácigos de amaranthus, centaurea, cleome, coreopsis, lobelia, petunia, etc.


­ Preparar canteros para siembra o la plantación de ejemplares de estación, removiendo la tierra, fertilizando y combatiendo las malezas.


­ Se pueden sembrar directamente: copetes, cosmos, portulacas, siemprevivas, tacos de reina, zinnias, etc.


­ Plantar ageratum, alissum, alegrías del hogar, alelí, caléndulas, cinerarias, clavelinas, conejitos, coquetas, corales, flor de azúcar, lobelias, margaritas, penachos, petunias, phlox, primaveras, verbenas, vincas, etc.


­ Multiplicar por gajos herbáceos alegrías del hogar, aljabas, abelias, budleia, claveles, gazanias, geranios, heliotropos, hiedras, jazmines del paraguay, laurentinos, laureles de jardín, malvones, rosas, salvias, etc.
­ Plantar los órganos subterráneos de: achiras, agapanthus, amaryllis, caladium, calas, dalias, gladiolos, nardos, peonias y watsonias.
­ Renovar las plantas en los estanques.


Sanidad Vegetal:


­ Revisar las plantas a menudo para detectar posibles adversidades fitosanitarias, ya que con el aumento de la temperatura, tanto las plagas animales como las enfermedades, comienzan a elevar sus niveles poblacionales y por lo tanto a causar mayores daños.


­ Entre los insectos de mayor incidencia se hallan los pulgones, que alcanzan densidades elevadas al subir la temperatura. Revisar el envés de las hojas y los ápices de los tallos, que es donde generalmente se ubican. La presencia de estos insectos puede prevenirse o controlarse con insecticida orgánicos o inorgánicos.


En el césped:


­ Sembrar especies de crecimiento estival: kikuyo, bermuda, bahíagrass y gramillón.


­ Fertilizar:


­ Ir aumentando la frecuencia de corte hasta realizarlo cada 7 a 10 días.
­ Favorecer la aireación con rastrillo de púas u horquilla y el agregado superficial de arena para mejorar el aspecto general.


­ Realizar cortes verticales si hay predominio de Cynodon dactylon (Bermuda o gramilla) para aumentar los puntos de crecimiento.


En la huerta:


­ Sembrar directamente: achicoria, acelga, escarola, maíz, melón, pepino, puerro, lechuga, perejil, poroto, rabanito, remolacha, zapallito de tronco, zanahoria, zapallo calabacita.


­ Transplantar: albahaca, apio, berenjena, pimiento, repollo, tomate.

Previo MAMA ANTULA, LA MUJER MÁS REBELDE DE SU TIEMPO
Siguiente El Egipto de los Reyes