Bebo Valdez, Diego El Cigala y… de todo un poco, como en botica.

Textos: Enrique Madeo.

 

Al conocerla, la fusión me pareció como mínimo sorprendente, y de sólo observar el repertorio elegido, sorpresa e intriga se potenciaron. Al estilo musical de Bebo Valdez incorporarle el estilo de cantaor de Diego El Cigala para interpretar boleros, tangos y en general, clásicos de todos los tiempos y géneros. Y si bien es cierto que desde su especialidad, el jazz latino, el cubano había sido capaz de merodearlos, en el caso del cantaor, solo se lo conocía como un “puro” de eso tan puro como el flamenco. Sin embargo, Diego El Cigala los interpreta demostrando una admirable ductibilidad.

 

Rescatando viejos temas y generándoles versiones originales con extensas intervenciones instrumentales, en la apertura interpretan “Inolvidable”, el recordado bolero de Julio Gutiérrez, donde se destaca el bajo de Javier Colina; desde ahí hasta el final, en modo alternativo lucen el saxofón alto de Paquito D’Rivera en “Lágrimas negras” el recordado de Miguel Matamoros, el violín de Federico Britos en Nieblas del riachuelo, de Cobián y Cadícamo, la guitarra de Niño Josele en “Corazón loco” como así también, los penetrantes coros de Milton Cardona, Pedrito Martínez y Orlando “Puntillas” Ríos en “La bien pagá”; y toda esa musicalidad, sostenida por notables percusionistas Rickard Valdés y Israel Porrina Piraña en cajón, Changuito en timbales y Tata Güines en congas.

 

Envueltos en ese clima, Bebo y El Cigala se toman su tiempo y en casi tres minutos cierran a puro piano y voz una intimista versión de “Vete de mí”, el clásico de Homero y Virgilio Expósito.

 

Como si alguien pudiera imaginar que al disco algo le faltaba, el dúo se reserva para el final toda la saudade de Jobín y Vinicius en “Eu sei que vou te amar / Coraçao vagabundo”, con otro momento de alto intimismo generado por la participación de Caetano Veloso. Otro lujo.

 

Escuchar “Lágrimas negras”, además de resultarle un placer, le genera al oyente un constante desafío, ya que los dos, Bebo Valdez y Diego El Cigala, junto a todos sus invitados y bajo la dirección musical del talentoso Javier Limón se propusieron no desperdiciar ni un solo segundo de grabación, y dicho objetivo fue logrado.

 

Lágrimas negras: grabado en 2003.

Bebo Valdés — piano

Diego el Cigala — vocales

Diego el Cigala & Caetano Veloso — vocales [Tema 9]

Músicos invitados

Javier Colina — bajo [Temas: 1, 2, 3, 5, 6, 8, & 9]

Javier Colina — contrabajo [Tema 4]

Rickard Valdés — cajón [Tema 1]

Israel Porrina “Piraña‘” — cajón [Temas 2, 3, 5, 6 & 8]

Paquito DRivera saxofón alto [Tema 3]

Tata Güines — congas [Tema 3]

Pancho Terry — shekere [Tema 3]

Changuito — timbales [Tema 3]

Federico Britos violín [Tema 4]

Niño Josele (Juan José Heredia) — guitarra [Tema 5]