Las 10 mejores plantas medicinales, sus efectos y algunos secretos


Por Soledad Adjad.

Ya desde la antigüedad, cuando los conocimientos médicos sobre cómo funciona nuestro cuerpo eran muy limitados, los diferentes pueblos utilizaban distintos remedios para aliviar el malestar, el dolor o los síntomas de algunas enfermedades.


Gran parte de estos estaban basados en la utilización de las propiedades de las plantas medicinales, el conocimiento de las cuales permitió en muchos casos aliviar una gran cantidad de padecimientos.


Las diferentes plantas consideradas medicinales se han seguido utilizando desde entonces, incluso hoy en día. Sin embargo es necesario tener en cuenta qué efectos tienen sobre el cuerpo y cómo utilizarlas, así como saber que su potencial curativo es limitado.

¿Qué es una planta medicinal?

Damos el nombre de planta medicinal a todo aquel vegetal que tiene propiedades positivas que pueden ser utilizadas directamente o bien maceradas o en infusión con el fin de contribuir a una recuperación o mejora del estado de salud.


El uso de estas sustancias se conoce ya desde la antigüedad, nombrándose ya en el papiro de Ebers (Egipto, alrededor del 1550 a.C) más me medio millar de plantas medicinales. Con el paso del tiempo y la observación de nuevas especies y variedades, podemos encontrar muchas más.


El conocimiento respecto a para qué se utilizaban y cómo ha ido pasando de generación en generación y ha ido modernizándose hasta día de hoy. De hecho, aunque el uso de plantas medicinales parece algo del pasado, lo cierto es que, según la OMS, el porcentaje de población que utiliza algún tipo de hierba medicinal es bastante elevado.


Si bien por norma general el uso de estas plantas pueden ser beneficiosas, hay que tener en cuenta que tienen sus limitaciones: a menudo la concentración de principios activos es muy baja y sus efectos son más limitados que otras alternativas. Asimismo debe tenerse precaución con posibles interacciones cuando se consumen con fármacos.


El uso de plantas medicinales tampoco está especialmente regulado, con lo que pueden darse malos usos y no tenerse en cuenta posibles interacciones con medicamentos y otras contraindicaciones. Y finalmente, el uso de plantas medicinales no tiene un objetivo puramente curativo: no debe sustituir la consulta al médico ni la toma de medicación.


A continuación y a modo de ejemplo, vamos a ver 20 de las más conocidas.

  1. Manzanilla. Es una de las más conocidas por las propiedades de su flor. Sus efectos son especialmente relevantes en el tratamiento de molestias gastrointestinales. Además tiene efectos antiinflamatorios, antibacterianos y relajantes. Se utiliza en dolor gastrointestinal y muscular, calambres y cefaleas, eczemas, inflamación de encías, heridas y sinusitis. También reduce el colesterol y al parecer tiene propiedades anticancerígenas.
  2. Aloe Vera. Se trata de una conocida planta con capacidad antiinflamatoria y que se utiliza en diversos productos de higiene personal debido a su acción favorecedora para la regeneración cutánea. Contribuye a mejorar manchas, quemaduras y heridas. Ingerida mejora la función intestinal y fortalece el sistema inmune.
  3. Ajo. Es un potente fortalecedor del sistema inmune y tiene efectos que promueven una circulación sanguínea eficiente (es anticoagulante), además de ser antibacteriano y antibiótico y tener propiedades antioxidantes. Problemas habituales como la hipertensión o la presencia de infecciones son algunas de las circunstancias en las que su uso ingerido puede ser beneficioso. Al ser antioxidante también reduce el ritmo del envejecimiento celular.
  4. Eucalipto. Se lo conoce especialmente por su acción ante enfermedades respiratorias. Asma, bronquitis o gripe son algunos de los problemas típicos en que se utiliza. Además tiene capacidades antimicrobianas y facilita la secreción de fluidos tales como los mocos (siendo un potente expectorante). Por último, también tiene efectos en la reducción del nivel de azúcar en sangre, algo que puede ser útil para la población diabética. Se utiliza en alimentación, productos medicamentosos o incluso en productos de higiene corporal.
  5. Cola de caballo. Esta planta, en concreto su tallo, es especialmente conocida por aquellas personas con cistitis u otras infecciones del aparato urinario. También tiene efectos positivos sobre piel y uñas, siendo un buen regenerador celular y fortaleciendo asimismo la osamenta. Rica en silicio y altamente diurética y depurativa, contribuye a eliminar toxinas. Tiene propiedades astringentes que ayudan al control de hemorragias.
  6. Hipérico. También llamada hierba de San Juan, tiene diferentes propiedades, pero destaca el hecho de que posee propiedades antidepresivas (en este sentido, se requiere precaución si se combina con antidepresivos, y no se recomienda su consumo durante más de seis meses), bloqueando la recaptación de monoaminas. Se ha visto útil también en problemas de ansiedad e insomnio, y mejorando alteraciones del flujo menstrual. También es conocida su capacidad analgésica y reguladora de la acidez estomacal, así como su papel como ayuda para remediar diarreas y vómitos. Asimismo, se ha visto en animales que extractos de hipérico podrían ayudar a mejorar la resistencia a la insulina.
  7. Jengibre. Posee múltiples propiedades que la hacen cada vez más relevante. Además de propiedades antibacterianas, antivirales y antiparasitarias se ha observado que posee efectos antiinflamatorios y antieméticos (disminuye náuseas y vómitos). Problemas digestivos, fatiga, cefaleas y dolores menstruales son algunos de los problemas en que se ha visto eficaz.
  8. Tomillo. Posee propiedades antioxidantes y antisépticas. Rico en flavonoides, vitamina C, hierro y magnesio. Estimula el apetito y también es empleado como expectorante. Su acción antiséptica hacía que en la antigüedad fuera utilizado para tratar heridas. También es bueno para tonificar la piel y el cabello.
  9. Lavanda. Tiene propiedades relajantes, siendo útil para situaciones de estrés e insomnio. Además tiene propiedades cicatrizantes, analgésicas y favorecedoras de la circulación y del buen funcionamiento del sistema respiratorio. También mejora la digestión y la secreción de jugos gástricos.
  10. Tilo. Es altamente conocida por sus propiedades relajantes. Sea en forma de flor o de infusión, es ampliamente utilizada para disminuir el nivel de estrés y ansiedad y para relajar el cuerpo. También facilita el sueño y es diurética, además de tener propiedades antiespasmódicas. Asimismo aumenta la excreción de toxinas a través del sudor (que también potencia).

Si nos querés consultar por alguna de estas plantas, hacelo. ¡Estamos en Instagram y Facebook!


Hasta el próximo encuentro, gracias por estar siempre.

Previo Lo casual está de moda
Siguiente La vida... como el viento