El ciclo, que se llevó a cabo en Buenos Aires y ciudades del interior, rindió homenaje a los cócteles de autor que marcaron la historia de la coctelería.

Que lo clásico es tendencia es un hecho: ropa, mobiliario y hasta dispositivos electrónicos son diseñados en la actualidad con estilo vintage y se convierten rápidamente en objeto de deseo para los consumidores. Campari, marca italiana con 150 años de historia, decidió llevar esta tendencia a la coctelería con el ciclo Cócteles Clásicos con Campari. El mismo tuvo cuatro ediciones a nivel nacional: en Buenos Aires, Mendoza, Córdoba y Santa Fe.

The New Brighton

Buscando tocar la historia y la memoria emotiva de la coctelería clásica, cada edición fue realizada en locaciones especialmente seleccionadas para trasladar en el tiempo a los invitados. A su vez, un bartender histórico local estuvo detrás de la barra acompañando a Pipi Yalour, embajadora de la marca en Argentina, y preparando los 7 cócteles insignia: Mi-To, Americano, Negroni, Boulevardier, Sbagliato, Coloradito y Cardinale.

El mítico café Richmond, en Córdoba, fue el elegido para el primer “Cócteles Clásicos con Campari”. Allí, Fabio Más fue el bartender de la vieja escuela y co equiper de Pipi, quien preparó cocktails mientras una banda de jazz musicalizaba la noche.

Juanse Ruiz – Santa Fe

La segunda edición del ciclo fue en la sastería New Style, en Santa Fe. Fundada en 1909, y perfectamente conservada, fue un escenario de otra época que exhibía en sus vitrinas las variaciones de la moda a través de los años. Esta vez, fue Pepe Quinteros, bartender santafesino de los años ’70, quien estuvo tras la barra.

El Club Gimnasia y Esgrima fue la locación elegida en Mendoza. Histórico punto de encuentro de la clase alta mendocina, fue fundado en 1890 y aún conserva todas las características de la época: paredes revestidas en madera, grandes arañas y piso damero. Oscar Herrera, referente de la coctelería en las tierras andinas, fue el bartender que acompañó a Pipi Yalour.

Pipi Yalour

La última edición y cierre del ciclo tuvo lugar en The New Brighton, en el microcentro porteño. Allí los tres bartenders históricos de cada localidad del interior estuvieron por primera vez reunidos detrás de una misma barra para preparar los Cócteles Clásicos. Coronando el mítico encuentro, un pianista deleitó a los invitados con un repertorio de temas de época.

Sin dudas, los Cócteles Clásicos con Campari fueron, en cada edición, un viaje en el tiempo con inspiración color rojo.