Vacaciones Felices te invita a vivir una fantástica experiencia llena de aventura, cultura y relax en un recorrido inolvidable por Tailandia, Singapur y los Emiratos Árabes.

Textos: Revista Nosotros.

TAILANDIA
Aquí el turista podrá observar un país complementamente cosmopolita y lleno de contrastes.

El primer punto de atracción es su capital Bangkok, llamada también “la Ciudad de los Ángeles”, la más poblada del país. Ella ofrece una multitud de atractivos culturales, restaurantes y una gran oferta para ir de compras. Lo preponderante aquí es ver los templos budistas más importantes como el deslumbrante Gran Palacio Real, un maravilloso ejemplo de la arquitectura de la corte del antiguo Siam que fue esidencia oficial de los reyes. Aquí se puede observar una colección de impresionantes palacios. Otro templo que se recomienda visitar es Wat Traimit, el del Buda de Oro, que alberga una estatua del sabio con una altura de tres metros y un peso de cinco toneladas y media, haciendo de ella la mayor estatua de oro macizo del mundo.

También se puede realizar un recorrido por el bullicioso Barrio Chino hasta llegar al Wat Pho, el “templo del Buda Reclinado”, y los “Chedis de los Reyes”. Con una longitud de 46 metros y una altura de 15 metros, este el Buda más grande de Bangkok e ilustra el pasaje del sabio al Nirvana.

Una de las imágenes más icónicas de Tailandia es la del mercado flotante, es el más famoso y auténtico de todo. También se recomienda conocer el famoso mercado ferroviario Maeklong.

Otro plan impordible es viajar hacia el sudeste de la capital para montar en un tradicional barco de madera para explorar los canales que albergan el ya citado mercado flotante. Disfrutar del bullicio de los vecinos regateando con las vendedoras de frutas y verduras y respira los aromas de comida recién preparada es una experiencia inolvidable.

Otra de las atracciones que posee este país son las ciudades de Chiangrai y Chiangmai, donde se puede apreciar en icónico monumento al rey Mangrai de camino al Museo y Centro Educativo de las Tribus del Norte y además aprender sobre las decenas de tribus que durante siglos han habitados las montañas que rodean la ciudad y que han podido resistir el avance de la modernidad.

Además, esta remota zona se ganó una notoriedad mundial en los años 60 a raíz del abundante cultivo del opio en la zona.

En las afueras, al sur de Chiang Rai, se visita el rutilante templo de Wat Rong Khun. Construido tan sólo hace dos décadas, el tempo ostenta un brillante exterior blanco incrustado con trocitos de espejo, otorgándole un resplandor que hace de él uno de los templos más hermosos de Tailandia.

Otro de los principales atractivos son las diferentes playas paradisiacas y además famosas por ser protagonistas de importantes películas. Las más conocidas y famosas son Krabi, Phucket y Phi Phi. Son las islas más visitadas en la zona por su agua cristalina, playas de arena blanca y maravillosas vistas. Además en las mismas se puede practicar todo tipo de deportes acuáticos como snorkeling y buceo y si directamente el turista desea relajarse, tomarse un par de tragos en las orillas de este hermoso paisaje marítimo.


SINGAPUR

La tan famosa “Ciudad del Futuro”, por su esplendor en la tecnología e informática que se observa a cada paso. Realizando un city tour se podrá visitar el distrito cívico, pasando por Padang, Cricket Club, el histórico Parlamento y la Galería Nacional. Esta última alberga la antigua Corte Suprema y el Ayuntamiento. Una parada en Merlion Park permite disfrutar de las impresionantes vistas de Marina Bay. Es la oportunidad de tomar fotografías con The Merlion, una criatura mitológica que es parte león y parte pescado.

Además, se puede visitar el Thian Hock Keng, uno de los templos budistas-taoístas más antiguos de Singapur, antes de conducir más allá de Chinatown.

Vale la pena conocer el primer Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en Singapur: los Jardines Botánicos. Luego, el turista puede pasear por los Jardines Nacionales de Orquídeas, que cuenta con una extensa exhibición de 60.000 plantas.

Finalmente, se recomienda pasar por Gardens by the Bay, uno de los 10 jardines de interior más importantes del mundo con más de 1 millón de plantas de más de 5.000 especies.


EMIRATOS ÁRABES

Uno de los lugares más conocidos de los Emiratos Árabes es Dubai, por su lujo y vanguardia.

Dubai se divide en la zona antigua y en la moderna área, cada una de ellas posee un atractivo diferente.

La ciudad clásica nos muestra una visión de la antigua de la urbe. Se puede visitar la zona de Bastakia con sus antiguas casas de comerciantes, galerías, restaurantes y cafés. Luego, se sugiere continuar con la visita del Museo de Dubai. Una buena idea es embarcarse en una “abra” (taxi fluvial) para tener una sensación atmosférica de la otra orilla de la ensenada.

Otra de las atracciones es el exótico y aromático Zoco de las Especies y los bazares de oro de los más conocidos en el mundo.

Por la tarde, entre las 15.30 y 16, se recomeinda para salir al safari del desierto en lujosos vehículos 4×4 (caben hasta 6 personas en cada vehículo) que llevan al viajero a un encuentro personal con un mundo diferente, donde disfrutaran de la excitación de viajar sobre las dunas de arena. La ruta pasa por granjas de camellos y un paisaje espectacular que brinda una excelente oportunidad para tomar fotos. Aquí se puede apreciar la magia y la gloria de la puesta de sol en Arabia y la eterna belleza del desierto. También se puede hacer surfing en la arena llegando finalmente al campamento envuelto en un ambiente tradicional árabe, donde se puede montar en camello, fumar la aromática Shisha (pipa de agua), tatuarse con henna, o simplemente admirar el festín a la luz de la luna cenando un buffet árabe a la parrilla. Mientras se cena, se disfruta de un espectáculo folklórico árabe con bailarina de la Danza del Vientre.

El Dubai moderno concede al turista la oportunidad de conocer la ciudad más desarrollada del planeta, la ciudad del mañana donde hay incomparables proyectos en construcción. Se sugiere comenzar con una visita por la Mezquita de Jumeirah y continuar con una panorámica instantánea al Hotel Burj Al Arab, el más alto del mundo.

“Palm Jumeirah”, la “isla de la palmera” es otro imperdible. Allí se puede ver el hotel Atlantis The Palm. También se puede recorrer la Marina de Dubai, el proyecto maestro costero más grande en su estilo.

Otros atractivos: Visitar el “Mall Of The Emirates” para ver el Ski Dubi, la torre más alta del mundo de 828 metros, y y recorrer el Dubai Mall, es el centro comercial más grande del mundo.

Por la noche se puede disfrutar de una cena a bordo del crucero típico “Dhow” navegando por la esenada de Dubai, en él que se puede disfrutar de

las espectaculares vistas de los grandes edificios iluminados.
Estando alojando en Dubai, el turista No puede dejar realizar una excursión a otro de los Emiratos, que es Abu Dhabi considerado el Manhattan de Medio Oriente y el centro administrativo del país.