Rogelio Izaguirre alcanzó —al igual que su hermano mayor— niveles trascendentes en el plano nacional de la natación. Formó parte también de inolvidables planteles de waterpolistas que consiguieron títulos significativos en la época de oro de este deporte. Recientemente cumplió 80 años y los festejó con sus seres queridos.