A sacarle el jugo a todos estos tips e info de la temporada que se viene para que el frío nos agarre preparadas y listas para cualquier ocasión.
Por: Macarena Grassino.

Rojo anaranjado. El color rojo es el nombre de uno de los colores más de moda del invierno. El look es perfecto para rubias que quieren salir de las malas temperaturas con un color más cálido. La única advertencia es que el pelo teñido de rojo se lava más fácil que cualquier otro color. Recomiendo usar una crema nutritiva natural para preservarlo.


Raíz visible. Tendencia fuerte del invierno que funciona muy bien tanto en rubias como en castañas. La clave está en hacerse unos reflejos no muy alejados del color natural de tu pelo, así no hay mucho contraste con la raíz. El límite entre donde empieza la raíz y donde acaba no tiene que estar marcado, la clave está en difuminar suavemente hasta construir unos reflejos que parezcan naturales. A veces puede requerir varias sesiones.


Toques fríos. Que sea invierno no significa que tengas que dejar de lado los tonos más fríos, menos cuando se trata de tu color de pelo natural. El castaño de Dakota Johson es opulento y perfecto para el invierno, el color se consigue agregando reflejos en las puntas del pelo, lo cual hará más cálido tu color de piel.


Rubios suaves. Si estás un poco harta de mantener el rubio platino podes considerar la posibilidad de cambiar tu rubio frío a uno más cálido. Este look es multidimensional, tiene las raíces del color natural del pelo mientras que el resto tiene un color baby blond. Es más cremoso, más brillante y no monótono como la mayoría de los rubios platinos.


Castaño intenso. Cuando las temperaturas caen, es señal de que hay que potenciar el color de pelo que llevamos. Si quieres que tu pelo se vea más reluciente y sano sin tener que agregar reflejos de ningún tipo, este tono de castaño es tu mejor apuesta. Podés usar un shampoo libre de sulfatos para mantener el color.


Color fantasía. Sigue la tendencia en tonos fantasía más que nunca. Ya sea en la melena entera, en mechas o a la mitad del cabello. Tonos metálicos y pasteles sobre todo y un furor por la gama de azules y verdes. Se destaca el “froasted pink” que ha implantado Kylie Jenner. La clave para conseguir el look es mezclar un rosa más oscuro con otro más claro para lograr ese efecto.