Los creadores de “Stranger things” van a juicio tras ser acusados de plagio


Un director les reclama a los productores un tercio de toda la ganancia que tuvo la serie.

Matt y Ross Duffer son los creadores de una de las series más populares de los últimos años: Stranger things. A partir del 6 de mayo, la vida de estos productores podría dar un vuelco inesperado si prospera la acusación contra ellos en la Justicia. Se confirmó que ese día empezará un juicio por haber plagiado el argumento y la idea principal de otra ficción.

El que inició la demanda fue Charlie Kessler, un director que tenía un piloto titulado The Montauk project. Según The Hollywood Reporter, el damnificado les comentó a los Duffer cuál era la sinopsis de su futuro film durante el Festival de Cine de Tribeca en 2014.

El realizador sostuvo ante el juez Michael Stern que toda la historia de Stranger things se basó en la trama que él le había descrito a los Duffer en una conversación privada. “The Montauk project trataba acerca de un pueblo que alojaba mitos urbanos, hechos paranormales y teorías conspirativas”, expuso. Además, las dos ficciones se ubicaban alrededor de una base militar abandonada de una pequeña ciudad estadounidense.

Los creadores de Stranger things, por su parte, defendieron por escrito ante el magistrado que la ciencia ficción siempre fue su género favorito. Además remarcaron que el guión lo empezaron a desarrollar a partir de 2010, pensado para una película. Al final, hicieron una serie.

El juez, sin embargo, no creyó en la palabra de los Duffer. Descartó el pedido de que no aceptara la demanda de Stern y falló en contra. Los mandó a juicio por no haber presentado ninguna prueba que sustente sus dichos acerca de la originalidad de la serie. Kessler reclama un tercio del dinero que los Duffer hayan ganado o estimen pueden llegar a obtener en el futuro.

Más allá de cómo se inició la demanda, en el comienzo de la producción de Stranger things se barajó la idea de ponerle The Mountak project, el título pensado por Kessler. El nombre hace foco en los supuestos experimentos que se hicieron (reales) en una base militar oculta en Long Island durante los ’80, una temática muy similar a lo que propone la ficción protagonizada por David Harbour, Winona Ryder y Millie Bobby Brown.

Previo Fiesta de la Empanada de Río
Siguiente La llegada de un hermano: cómo preparar al hijo mayor