Manos de arcilla, juego de sueños


Judith Savino hace del juego su trabajo. Y en medio de esta dinámica lúdica, crea maravillosos objetos en barro, extraños, inclasificables y muy bellos.

Textos. Romina Santopietro.

Fotos. Juliana Godoy y Ana Petrelli.

 

El universo interior de esta mujer es inquieto, se expande, se derrama y busca materializarse en una idea… es entonces cuando su creatividad se desborda y fluye, tomando todo aquello que potencia su cristalización. Listo: ya tiene un proyecto. Ahora buscará la forma de darle vida.
No es fácil retratar en palabras la energía que Judith Savino emana.
Además de concentrar su potencial creativo, su sueño, su idea, canaliza esa energía a través de sus manos para recolectar, moldear y dar vida a la arcilla.
Judith está embarcada en la creación de juguetes de diseño elaborados en barro local de los ríos Salado y Paraná. Son objetos que recuperan y desarrollan lógicas infantiles y contemplan la función de juego, pero al mismo tiempo remiten a objetos de arte por su tratamiento estético: son en definitiva juguetes que se parecen a objetos de arte.
El emprendimiento se llama “Conbarro” y se diferencia de otros proyectos en base a arcillas locales en cuanto a la función de sus objetos. La mayoría de los artículos cerámicos fabricados en barro son utilitarios y/u ornamentales y poseen una función práctica. “Conbarro”, sin clausurar el valor utilitario que el cliente puede asignar al objeto, acentúa principalmente su valor lúdico y simbólico.
“Conbarro busca comunicarse con su cliente a otro nivel, a partir de leyendas, metáforas y rituales, en función de diferenciarse. Para ello, los objetos hablan por sí mismos y cuentan su historia. De este modo, las relaciones que se establecen son de naturaleza emotiva”, explica Savino.
La artista ofrece objetos de cerámica anclados en juguetes. Son objetos que recuperan universales lúdicos y lógicas infantiles pero al mismo tiempo remiten a objetos de arte a partir del material con el que están confeccionados y el tratamiento estético aplicado. Esta característica lo constituye en un híbrido que ofrece no sólo la función de juego sino también un valor estético que lo diferencia de un juguete tradicional ya que “es un juguete que se parece a un objeto de arte”, define.
Asimismo,su materialidad -barro local del Río Salado y Paraná- le asigna un valor simbólico relacionado con lo regional; su “litoraleñidad” -palabra acuñada por Judith y que significa barro local en su materia prima- lo torna una pieza diferente a cualquier otra realizada con pastas elaboradas o arcillas primarias no provenientes de nuestra zona y esta distinción también recae en su función. La mayoría de objetos realizados en arcilla local son sólo utilitarios y/u ornamentales es decir que poseen una función práctica, mientas que estos objetos poseen principalmente una función lúdica y/o simbólica.
Sin embargo, son objetos abiertos, es decir que no clausuran sentidos, y en su dinamismo, ofrecen posibilidades de reconfiguración. Si bien fueron diseñados como dispositivos lúdicos, nada impide que, por sus características, quienes los adquieran puedan hallar en ellos sentidos utilitarios u ornamentales.
La simplicidad y el despojamiento de su estructura los torna polivalentes por naturaleza.
“Conbarro” es una de las ideas que crece en Expresiva, la incubadora de emprendimientos culturales de Santa Fe, que es una iniciativa de la Universidad Nacional del Litoral y la Municipalidad de Santa Fe.
Aquí se desarrolló la marca, el plan de negocios y diseño de packaging.
En septiembre su autito de barro salió elegido como objeto regional por el nodo Santa Fe, en el marco del certamen anual de Espacio Santafesino. “El estímulo es de 50.000 pesos y podré terminar mi atelier”, cuenta feliz.
Es la base fundacional para que los raros objetos Savinescos invadan el mundo.

 

 

El germen de la idea

 

“Conbarro” nace a partir de que Judith codiseñara piezas de arcilla local junto a niños, en el marco de un taller perteneciente al proyecto “El Patio” del Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe. En aquella experiencia queda en evidencia una marcada inclinación de los niños a proyectar objetos lúdicos o simbólicos por sobre aquellos con fines prácticos.
“A partir del análisis de aquel primer emergente -recurrencia espontánea de pensar juguetes con un material no naturalizado para este fin- y de la revisión de antecedentes de esta idea en el mercado, surge una serie de investigaciones relacionadas con los intereses de las infancias actuales, el retorno del adulto al juguete, la materialidad de los objetos de juego, la simbolización a partir de los dispositivos lúdicos y el valor emocional del objeto simbólico, entre otros”, cuenta Judith.
Contagia su entusiasmo, y los ojos le brillan cuando habla de su trabajo con niños.
“Todo nace en El Patio, de trabajar con niños que van desde los 3 ó 4 años hasta la adolescencia, en codiseño de objetos, en este caso juguetes, terminás encontrando elementos comunes a las infancias que en mi análisis de situación los denomino universales lúdicos, que se repiten más allá de las edades, de situaciones ecónomicas… son una constante. Para plasmar esas constantes yo relevo a través de dibujos los diseños que los nenes hacen antes de construir su juguete. Y son indicadores que yo tomo para construir mis diseños. Mis diseños son esos universales lúdicos que yo puedo leer en el otro, en este caso, en un destinatario infantil”.
“Los adultos tienen muchas más trabas para poder transmitir con un lápiz, para contarte una idea, porque lo primero que te dicen es que están imposibilitados de dibujar o de bocetar, entonces tratan de narrarte desde la oralidad una idea que un niño plasma muy fácilmente en el papel”.
«Entonces con 100 dibujos de un animal, un perro, un objeto, una idea, vos podés ir tomando lo que es común, lo que se hace universal».
“Es el caso del perro salchicha, en los dibujos de perro es el que más aparece como ideal romántico de mascota”, explica, refiriéndose a una de sus piezas.

2

Qué ves cuando los ves

 

Un objeto salido de las manos de Judith ofrece contacto íntimo con su matriz lúdica, exclusividad y vanguardia, un juguete diferente a los que se adquieren en una juguetería, un objeto artístico y “Litoraleñidad”.
“Conbarro” es una empresa unipersonal. Todas las tareas recaen en Judith. Sólo se tercerizan las copias de prototipos, las matrices de perforado o los componentes que completan los objetos de diseño cuyo material no es el barro, como es el caso de las ruedas de madera fresadas y los ejes de hierro que necesitan los autitos de barro para funcionar.
Tiene varias series: barro con patas, barro colgante y monstruos.
También desde su trabajo en El Patio, surge su convicción de que todo es posible. “Si lo imaginás, lo podés hacer”, afirma.

“¿Cómo lo sé? Porque uno de los chicos del patio diseñó un monstruo zombie volador, y quería vestirlo con un traje. Yo, en mi visión de adulto le dije que no era posible realizar un traje de medidas tan chiquitas, que era muy complejo. Él no se quedó con la negativa, fue a su casa, y volvió al otro día con el trajecito para el juguete cortado. Yo no podía visualizarlo, entonces él lo hizo visible para mí”, cuenta con una enorme sonrisa.
Las manos en la arcilla

 

La recolección de arcilla local se realiza luego de la localización de vetas de arcilla en el río, que afloran cuando está en bajante en el mes de septiembre o directamente sobre costa o humedales durante el resto del año. Se la recolecta en estado húmedo o seco.
«Las arcillas con las que trabajo provienen de rocas sedimentarias, es decir que se forman a partir de la descomposición de otras rocas o sustancias minerales. En el caso de este producto se trabaja con arcillas secundarias recolectadas en el río Salado y Paraná», cuenta la artista.
Realmente encontró una fórmula mágica: es feliz creando y haciendo juguetes que brindarán alegría a niños y a niños encerrados en caparazones de adulto. ¡Y encima se ensucia con barro hasta las pestañas!

 

Prontuario

 

Formación profesional: diseñadora de dispositivos lúdicos.
Coordinadora del área “La fábrica de juguetes” del Proyecto Socioeducativo “El Patio” del Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe, resolución Nº 1018. Coautora de la ludoteca ganadora del 1º Premio por Orden de Mérito del XV Premio Bienal de Educación “Jugar para aprender” de la Fundación Navarro Viola: Ludoteca “Jugar, sanar y aprender” del Hospital de Niños “Dr. Orlando Alassia”.
Facilitadora lúdica en el Plan Nacional de Seguridad Alimentaria del Programa de Abordaje Comunitario del PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo).
Coordinadora del Proyecto “La Ciudad de los Niños” creada por el Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe, para Municipalidad de Santo Tomé.
Miembro Equipo Curricular que depende de la Dirección Provincial de Revisión Curricular del Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe.
Especialista Área de Tecnología para el Equipo Curricular de Diseño de la Jornada Extendida en el Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe.

 

Expresiva

 

La Incubadora de Emprendimientos Culturales de Santa Fe es una iniciativa de la Universidad Nacional del Litoral y la Municipalidad de Santa Fe.

 

Estas instituciones suman sus capacidades para potenciar la generación de nuevos emprendimientos de base cultural, aportando así al desarrollo sustentable de la región y la mejora de la calidad de vida de sus habitantes.
La incubadora acompaña y apoya la generación de emprendimientos de base cultural, atendiendo específicamente a las necesidades que tienen este tipo de proyectos.

 

Espacio Santafesino

 

Espacio Santafesino es un programa del Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe dedicado a fomentar las empresas y los emprendimientos de base cultural y creativa a través de acciones que promueven el desarrollo de la producción audiovisual, web, multisoporte, editorial, discográfica y de diseño en todo el territorio provincial.
Con el fin de estimular la creación de bienes culturales reproducibles, se realizan convocatorias, encuentros de formación, acciones de promoción y apoyo a sectores emergentes, favoreciendo la participación de artistas y creadores en los mercados nacionales e internacionales. Iniciativas representativas de la creatividad y el carácter emprendedor de las santafesinas y los santafesinos que, con su tarea, cooperan con la diversidad cultural argentina. Un esfuerzo compartido entre la sociedad y el Estado en busca de un desarrollo más equitativo y plural de estos sectores en nuestro país.

 

ConBarro autodefinido (*)

 

*estos textos acompañaron la primera exposición de los objetos, que se hizo en Funes en agosto.

 

Sí, estos objetos son frágiles. Pero tal vez deberíamos dejar de pensar la fragilidad como un defecto del objeto. Ese criterio nos fue legado en nuestra infancia, seguramente tras la prohibición de tocar alguna cosa que nos fascinaba. Más allá de este hecho ahora conciente, seguramente usted tampoco se lo daría a su hijo.

 

Sí, estos objetos son impertinentes e inadecuados. No cuadran ni se ajustan a lo requerido desde ningún punto de vista. Para ser juguetes es inadecuada su materialidad. Y para ser objetos utilitarios, es impertinente su forma. No hay dudas, jamás dejarán de ser objetos raros.

 

Sí, estos objetos nos interpelan con su textura. El barro le devuelve a los objetos la humanidad del tacto. Tanto acariciamos la piel sintética del mundo, que un día olvidamos que nosotros mismos somos barro y que es en nuestra piel donde verdaderamente late ese mundo.

 

Sí, estos objetos tienen mucho para contar, porque nacen del río que corre y sedimenta historias ancestrales. Usted puede escucharlas o dejarlas pasar. Quien se disponga a escuchar las voces del barro, sabrá más de muchas cosas, pero sobre todo, sabrá más sobre sí mismo.

 

Sí, estos objetos nos definen. Su litoraleñidad guarda las costas que nos surcan, las islas que nos siembran de paisajes y los cielos que nos envuelven. Porque aunque a veces lo olvidamos, nosotros sabemos cercano el río y sentimos cercano el barro.

 

Sí, estos objetos, son únicos. Pueden ser parecidos pero nunca iguales. Contienen un repertorio de historias que guardan el germen de su creación; y su gesto es una huella repleta de indicios que brotan, se acumulan, se sustraen, chocan, redundan, se repiten, recorren, señalan. Es lenguaje, discurso y forma, material y herramienta.
Sí, estos objetos tienen poética. La poética es un acontecimiento en el que ocurre la transformación de lo banal en extraordinario. Se funda en una forma primitiva transformándola, deformándola o reformándola, dotándola de alma para siempre.

Previo Cocina Internacional
Siguiente Club de lectura