Las mariposas monarca, que todos los años vuelan desde Canadá y Estados Unidos, empezaron a arribar a santuarios en los bosques de México para su periodo de hibernación, informaron hoy las autroridades mexicanas.

Los avistamientos de las primeras mariposas se registraron el martes en los santuarios de Chincua y El Rosario, en el estado occidental de Michoacán, y en Cerro Pelón y Piedra Herrada, en el Estado de México, señaló la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

En un comunicado, Conanp indicó que en las próximas dos semanas podría llegar el mayor contingente de monarcas ‘si las condiciones climáticas lo permiten‘, aunque será hasta finales de noviembre cuando todas las colonias de mariposas se hayan establecido en los refugios.

Las monarcas, unas mariposas anaranjadas con puntos blancos y líneas negras, vuelan todos los años hasta 4.000 kilómetros desde Canadá y Estados Unidos a México para pasar el invierno en los bosques de oyamel y pino a más de 3.000 metros de altura.

 

De acuerdo con las autoridades, este año su llegada a México tuvo un retraso debido a las condiciones climáticas en el país y en Estados Unidos, lo que limitó su vuelo diario.

Este año iniciaron su viaje en agosto desde el sur de Canadá y el 20 de octubre se empezaron a registrar los primeros grupos que cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México.

La Conanp señaló que las mariposas estuvieron detenidas más de una semana en la frontera entre Texas y el estado mexicano de Coahuila “por la lluvia y el frío registrados”.


Las mariposas, sin embargo, empezaron a entrar a México a fines de octubre y volaron por los estados norteños de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí y el central Guanajuato.

Las autoridades han desplegado personal para vigilar los santuarios de la mariposa monarca y evitar la tala ilegal de los bosques. Además, han trazado la ruta que sigue la monarca para identificar sus puntos principales de descanso.