Más amor por favor


Por Euge Román

Ya lo decían The Beatles «all you need is love». Y aunque una frase tan totalitaria y aparentemente sencilla lleve décadas resonando en nuestras cabezas, diría casi con seguridad que las nuevas generaciones no apuestan tanto a esta afirmación. Acá estamos entonces para decir que en los tiempos que corren no solo necesitamos más amor, sino que también necesitamos hacer las cosas con amor.

A lo largo mi trabajo fui viendo perder un poco el romanticismo, aunque todavía sobreviven algunos románticos y románticas por este lado del planeta, pero no son una amplia mayoría. Sin embargo, creo que uno puede ponerse muy creativo a la hora del amor y en esa creatividad es donde aparece la intención, la admiración y la belleza del gesto.

Desde mi laburo como ambientadora recuerdo haber decorado hace ya algunos años y en tiempo récord un departamento 15 minutos antes de que la novia llegara, globos corazón con helio, velas encendidas por todos lados (agradezco la colaboración en la quietud de las cortinas), rosas rojas y una propuesta que seguro no se va a olvidar. Minutos después, fuegos artificiales vistos desde el balcón. Haber sido cómplice y partícipe de ese gesto me llenó de adrenalina y emoción, y para ser sincera soy de las que se espanta de «lo cursi» desde siempre.

Cada vez más seguido tengo parejas que me hacen pedidos explícitos del tipo: «no quiero corazones de ningún tipo», «nada de palabra ‘love'», «no quiero ninguna frase monona», «me cansé de ver nuestros nombres juntos» y podría seguir con la lista… Nos volvimos un poquito fríos a la hora del amor y no se bien el motivo (creo que a veces tiene relación con el temor a hacer el ridículo) y sin querer queriendo fui siendo parte de este movimiento.

Claro que hay excepciones. En 2019 una novia me pidió decorar toda su boda con globos y mucho rojo, en el salón había dos grandes corazones de globología. En 14 años nunca me habían pedido algo igual.

Hoy me siento a verlo de lejos y digo qué lindo se pone todo desde el lado del amor. Y no solo del amor de los novios que el 14 de Febrero deciden un plan juntos, sino del amor que le ponen desde los bares y restaurantes que se llenan de parejas y entonces piensan en el detalle de velas en las mesas, música suave y frases decorando el lugar, globos por todos lados y un clima íntimo inolvidable. Las florerías que colapsan de flores listas para hacer envíos o los locales que proponen sus vidrieras en alusión a tan hermoso sentimiento. ¿Y qué somos sin amor? Hay una hermosa frase que solicita «más amor por favor» y se trata de eso. Del amor no solo hacia un otro, sino también del amor a lo que hacemos, el amor por recibir, el amor por agasajar, el amor que se pone al enchular bien chulo un lugar por amor a que alguien más pueda verlo, disfrutarlo y casi casi ¡morir de amor!

Previo Protegé tu mirada del sol
Siguiente Adiós a los papeles