El zoológico Tierpark de Berlín comunicó hoy el nacimiento de un osito polar.

Una portavoz del zoo, situado en el este de la capital alemana, señaló que el oso había venido al mundo el sábado y que era del tamaño de un conejillo de indias.

La cría fue engendrada por la osa polar Tonja, quien hace un año dio a luz a un oso que lamentablemente falleció a los 26 días de vida. Anteriormente, la osa Tonja había perdido en 2017 de forma inesperada al osezno Fritz, cuando contaba con cuatro meses de vida.


“Ya tenemos experiencia de cómo esta alegría que sentimos puede terminarse de forma abrupta. La tasa de mortalidad es especialmente alta en los diez primeros días, pero somos optimistas y cruzamos los dedos”, señaló el director del Tierpark, Andreas Knieriem.

Varias fotos tomadas por una cámara de vigilancia muestran al retoño descansando sobre el vientre de su madre.

En Berlín, una ciudad cuyo símbolo es precisamente el oso, todavía permanece en el recuerdo colectivo el famoso oso polar Knut, un carismático animal que logró fama internacional y que murió de forma repentina en 2011 en el otro parque zoológico de la capital alemana, situado en el oeste.