En Monoasociados, Rubén “Mono” Izarrualde -comprometido y visceral- interpreta clásicos de todos los tiempos de nuestra música popular argentina.

 

Por Eduardo Madeo.

 

Algunos lo conocieron agrupado junto al Chango Farías Gómez, Peteco Carabajal, Jacinto Piedra y Verónica Condomí en aquel revolucionario MPA. Otros, lo habíamos descubierto tiempo atrás en la vuelta de Piero con aquella formación Piero con Prema. Pero el Mono Izarrualde ya había perfilado, años antes, su inconfundible estilo en Anacrusa, el legendario grupo de Castiñeira de Dios, llegando a esta última década integrando esa sólida formación conocida como El Cuarto Elemento.

 

 

Lo cierto es que el Mono Izarrualde siempre se ha sentido uno más en los grupos en los que ha participado, y ha sabido generar entre él y su entorno una relación muy especial, en la cual ha prevalecido ese ida y vuelta que identifica y une a sus integrantes en una relación de paridad.

 

 

 

En Monoasociados, en formación de trío, Rubén “Mono” Izarrualde sostiene ese compromiso con su entorno, y lo proyecta a nuestra música popular, encontrando para ello, la incondicional complicidad de Pablo Alessia en guitarra y Matías Álvarez en piano.

 

 

Comprometido y visceral, interpreta clásicos de todos los tiempos comenzando con la recordada “Chacarera de un triste” de los hermanos Simón en una versión instrumental. En esta queda estampado su sello de generosidad, ya que piano y guitarra alternan junto a su inconfundible traversa el protagonismo principal, situación ésta que se sostendrá a lo largo de todo el disco.

 

 

En “Los ejes de mi carreta” ensaya desde su expresión vocal un sentido homenaje a Yupanqui, mientras Álvarez y Alessia le brindan el soporte adecuado, sin privarse luego de un fragmento en el cual los tres se exhiben en plenitud.

 

 

Las versiones instrumentales de “Zamba para la viuda” y” Romance de barrio” dan pie al canto del Mono Izarrualde que demuestra cuanto siente las raíces de nuestra cultura popular interpretando aquel recordado “Cantor del obraje” de Leguizamón y Castilla. Todo un hallazgo.

 

 

Tanto en “La luciérnaga” como en “Orgullo criollo”, o en “Zonda Terral”, cueca de Palorma, la conjunción flauta traversa guitarra piano se despliega obteniendo ribetes insospechados. Pero tanto en “Vete de mi”como en “María” los integrantes del trío parecen transportarse alcanzados por una fuerza interior propia de aquellos que viven la música sin concesiones, reservándose para el final a la “Canción del jangadero” de Eduardo Falú y Jaime Dávalos.

 

 

El “Mono” Izarrualde logra unir con sus cadenciosos fraseos vocales a Yupanqui con Cátulo Castillo o a Jaime Dávalos con Homero y Virgilio Expósito; o con su flauta a una chacarera con un vals; o a “Orgullo criollo” con la “Zamba para la viuda”, logrando junto a sus dos laderos que el disco sea un verdadero muestrario musical de nuestra cultura popular.

 

 

Ficha Técnica

Monoasociados. Música Popular Argentina fue grabado del 26 al 28 de diciembre de 2012.
Rubén Mono Izarrualde: flauta traversa y voz.
Pablo Alessia: guitarra.
Matías Álvarez: piano.