Santa Fe es polo cervecero desde siempre. Somos los inventores del liso. Y devotos del porrón con los amigos, en la vereda, en un asado, en cualquier lado. Como buenos expertos y cultores de cerveza, los santafesinos estábamos listos para experimentar más sabores y estilos de cervezas. La cervecería artesanal Okcidenta planea conquistar el país, a pintas, a barrilitos y ahora también con las pininas.

 

Textos: Romina Santopietro. Fotos: Luis Cetraro.

 

El mercado de la cerveza artesanal es un mercado que viene creciendo en el mundo. Y Argentina no es ajena a este fenómeno. Hace un año, en Santa Fe cobró vida una empresa cervecera que no deja de expandirse y de reinventarse: Okcidenta.

“Cuando arrancamos con la cervecería, diseñamos todo el plan de negocios, la planta misma y desde el inicio dijimos vamos a hacer las cosas bien. No queremos una planta improvisada. Queremos una marca nacional, no sólo santafesina. Nosotros entramos a este mercado con la filosofía de tener las mejores cervezas posibles, no queremos competir en el mercado de volumen, sólo por volumen. Queremos competir en calidad. En agosto -de 2017- tenemos programado triplicar la producción”, profetizaba Marco Málaga, referente de Okcidenta y de la cervecería a nivel mundial, un año atrás.

El pronóstico quedó corto, porque la planta quintuplicó el nivel de producción y hoy elabora 60 mil litros/mes. También duplicó sus líneas permanentes de cervezas: de 4 a 8, con planes de llegar a las 30 variedades, entre oferta regular y las cervezas “de estación”. También se adelantó un par de meses el embotellado de pininas: Okcidenta para llevar ya es una realidad.

Con presencia en Santa Fe, Rosario, Buenos Aires, Mendoza, Bariloche y Mar del Plata, Okcidenta crece exponencialmente y sin descanso.

“El mayor consumo lo tenemos en la ciudad de Santa Fe, desde el Tap Room podemos tener una presencia importante. Calculo que el volumen que estamos trabajando en nuestra ciudad es alrededor de un 40 % del total de ventas. Pero también es importante el movimiento en Rosario. Apuntamos a Buenos Aires ya que es un mercado grande. Y con la producción de pininas, incorporamos otros tipo de clientes: supermercados y vinotecas, por ejemplo, además de ser una opción para llevar en el Tap Room”, explica Marcelo Gil, socio fundador junto con Málaga.


Actualmente hay 4 cervezas artesanales en el ranking de las más vendidas en el país. Okcidenta busca perfilarse como la quinta, con las pininas. Por ahora, porque la intención es seguir creciendo. Calculan que hacia fin de año la planta de producción ya quedará chiquita y deberán mudarse de “casa”. Ya el depósito de materias primas y producción se encuentra en otro lugar, por cuestiones de espacio.

“Hoy existen unas 800 cervecerías artesanales en el país, que representan el 3 % del mercado. De cada 100 cervezas que se venden en Argentina, 3 son artesanales. Esto viene creciendo, sostenidamente”, explica Marco. “No es sencillo, por el nivel de inversión y tecnología que demanda el embotellar”. Pero también es una estrategia que permite difundir la marca.

“Ha sido un año muy intenso. Contamos con muy buen personal, todos los que trabajamos en Okcidenta estamos dedicados al 100 % a la marca y a hacer crecer la empresa”, dice Marco con una sonrisa. Esto queda claro, ya que todos llevan remeras con los logos de las variedades de cervezas que producen, o de la propia marca.

“Todos se pusieron la camiseta”, resume entre risas. “En 12 meses hemos pasado por dos ampliaciones, que han quintuplicado nuestra capacidad de producción original. Hoy podemos producir 60 mil litros al mes, lo que nos convierte en la mayor cervecería artesanal de la provincia”, define Málaga.


Okcidenta ensaya todo el tiempo cervezas nuevas, para sorprender al consumidor. En este juego de descubrir sabores, el cliente siempre gana. “En los últimos meses, hemos sacado unas 16 cervezas diferentes, además de nuestra ‘carta’ permanente de cervezas”, dice Málaga. “Con esta ampliación de la planta, el ritmo de creación de nuevas cervezas se va a duplicar, al menos. Tenemos programado lanzar unas 30 nuevas cervezas, de las cuales no todas son permanentes. Algunas de ellas serán ediciones limitadas o ‘de estación’ ”.

Okcidenta para disfrutar todo el año, ahora también en casa.