Paisaje lunar en nuestra tierra


El Valle de la Luna en San Juan es una maravillosa formación arcillosa, con gran variedad de tonalidades, formas y desniveles con multifranjas de minerales y sedimentos, que permite espiar la evolución de la Tierra en el período Triásico.
Textos. Revista Nosotros.

El Parque Provincial Ischigualasto ocupa una extensa cuenca al noreste de San Juan en el departamento de Valle Fértil. Se puede acceder por la Ruta Provincial N° 510 a 330 km de la ciudad de San Juan.


Ischigualasto es el yacimiento de fósiles de dinosaurios del período Triásico más importante del mundo, conocido también con el nombre de Valle de la Luna. Los numerosos hallazgos de fósiles de animales y plantas, permiten conocer uno de los capítulos más interesantes de la historia de la Tierra.


Geológica y paleontológicamente, la zona representa el primero de los períodos en que se divide la Era Mesozoica (235 millones de años antes de Cristo) que duró unos 45 millones de años, en la que comienzan a evolucionar las primeras formas de reptiles con características de mamíferos.


El hallazgo en Ischigualasto del Eoraptor lunensis, uno de los dinosaurios más antiguos del mundo, interesó a paleontólogos de todo el mundo que realizaran en la zona numerosas campañas científicas y documentales televisivos. Esta pieza única, se exhibe en el Museo de Ciencias Naturales de San Juan junto a otros importantes restos de saurios extraídos en el Valle de la Luna.


Por las características únicas de conservación de fósiles, el Sitio “Ischigualasto – Talampaya”, fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad en el año 2000.


Las geoformas pétreas que presenta Ischigualasto son producto de la erosión del viento a través de los años. El nombre de cada geoforma o “escultura” se debe a la increíble asociación y semejanza con objetos reales.


Las Barrancas Coloradas dominan el paisaje del Valle. Miden 200 metros de altura y son producto de la erosión.

Su color rojizo, debido a la presencia de óxido de hierro en su formación, crean una maravillosa atracción cambiando su color según la hora del día en que se las observe.


Área protegida
La flora y la fauna en Ischigualasto dan vida al paisaje que parece lunar. Los animales, libres del temor de ser cazados, conviven con los turistas que asombrados de su docilidad los observan. Guanacos, liebres, ñandúes, vizcachas, quirquinchos, pumas y zorros conviven con los cóndores, calandrias, chuñas, martinetas, águilas y aguiluchos.


Para llegar, se puede tomar el camino más corto desde San Juan Capital, que es comenzando por la ruta 40 hacia el norte, hasta la localidad de Huaco, y desde Huaco por la ruta 150 hasta el Valle de la Luna.

La «Cancha de bochas» tiene unos 11 kms de largo


Este tramo de la ruta 150 tiene varios túneles y puentes y fue inaugurado en octubre de 2014, y es una de las formas más pintorescas de llegar hasta este hermoso lugar.


Ischigualasto en voz quechua significa “sitio donde se posa la luna” y de ahí deviene el nombre del valle, como se lo conoce.

Previo Weber presenta en Santa Fe un nuevo tomo de la colección "El Material de lo Construido"
Siguiente Rollitos de pescado rellenos de verduras