Palpitando la primavera


Algunos tips para preparar tus plantas, y así la llegada de la primavera sea una fiesta en tu jardín.
Por Soledad Adjad.

Plantar y podar en el tiempo correcto, cubrir las macetas o entrarlas dentro de casa son algunos de los consejos que brindan especialistas


Las personas amantes del jardín -o de las plantas del balcón- se enfrentan cada año con los mismos dilemas: ¿tengo que podar todo? ¿cuándo es mejor? ¿cómo protejo las ramas podadas? ¿cuándo vuelvo a plantar?


“Es importante proteger las plantas de acuerdo al clima del lugar e informarse sobre cuáles son resistentes para elegir especies acorde a este”. Algunas medidas que aconseja para protegerlas de las heladas son: cubrirlas con plásticos o entrarlas cerca de una ventana.


Recomiendo podar las ramas en forma vertical, nunca horizontal, dejando el tamaño aproximado de una yema de circunferencia. Recortar 30 cm de largo de la rama, dejándole unos cuantos centímetros- y colocar barro si el corte es muy grande, ya que este actúa como protección.


“La poda debe hacerse casi en primavera o en plena primavera, contrario a lo aprendido antes”, manifiesta la especialista y cuenta que las plantas sufren mucho cuando se las poda en los meses de mucho frío, como mayo, junio, julio y agosto.


Asegura que lo más conveniente es plantar lo nuevo en invierno, que es cuando la savia se ha detenido y las raíces se consolidan. Si se lo hace en otra época del año, recomienda preparar bien el pan de tierra. Así que todavía hay tiempo.


“Protegemos árboles recién plantados o muy jóvenes de especies provenientes de climas cálidos como tarcos (Jacarandá mimosifolia), lapachos (Tabebuia sp.), palos borrachos (Ceiba speciosa) o ibirá pitá (Peltophorum dubium)”, explican las especialistas.


Lo más importante, aseguran, es cuidar el punto de unión entre las raíces y el tronco. Esto puede hacerse forrando toda esa zona con varias capas de tela antihelada o con paja y papel de diario. “Es ideal proteger la copa aunque, si se daña, podrá recuperarse fácilmente”, manifiestan y recomiendan hacerlo antes de las primeras heladas.


“Para cuidar las ramas de árboles recién podados, hay que saber con qué fin se poda: formación, limpieza, rejuvenecimiento, para compensar las raíces por un trasplante, favorecer o estimular la producción de flores y frutos o por sanidad”. Insisten en que no existe una fecha única de poda: hay que tener en cuenta el estado de la planta, si es caduca o perenne y la época de floración.


“La gracia que se busca en los meses fríos está en las formas y las texturas. Los colores no desaparecen, simplemente son marrones, amarillos, grises y azulados; pueden crearse composiciones con mucho encanto”.


“Hay que regarlas seguido y cuidar que no se sequen. Si la planta no está contenta o si no brota, hay que cambiarla de sitio, adonde tenga más calorcito o luz es fundamental tener una relación afectiva con las plantas. Si desarrollamos la capacidad de comprenderlas vamos a poder darles lo que necesitan en el momento justo. Para esto tenemos que observarlas con mucho detenimiento y cariño.


¡A mimar esas plantas hermosas que pronto llega la primavera!

Previo La hora de los juguetes sin género
Siguiente Tres juegos al aire libre para el Día del Niño