La autoridad máxima en lo que respecta a colores seleccionó mediante un arduo debate en una infinidad de temas como decoración, diseño gráfico, cine, música, moda, política, economía y problemática social; el color que conquistará al planeta el próximo año.

 

Textos. Soledad Vittori.

A medida que las personas de todo el mundo se interesan más por el color y se dan cuenta de su capacidad para transmitir mensajes y significados profundos, los diseñadores y las marcas se sienten más capaces de usar esta herramienta para inspirar e influenciar.

 

El “Color del Año Pantone” ha llegado a significar mucho más que marcar tendencia en el mundo del diseño; es realmente un reflejo de lo que necesita la sociedad de hoy.

 

Luego de pasar por el roza cuarzo en 2015, azul serenity en 2016 y greenery en 2017, llega el momento del “Ultra Violet”o lo que es lo mismo, el púrpura. Un color provocativo y pensativo que comunica originalidad, ingenio y un pensamiento visionario que dirige al futuro.

 

Es un púrpura tan vibrante que nos remite a los misterios del cosmos, la intriga de lo que viene y los descubrimientos que todavía están por venir. El vasto e ilimitado cielo nocturno es un símbolo de lo que es posible y continúa inspirando el deseo de seguir en la búsqueda de algo más.

 

La sociedad actual refleja, según los expertos, el miedo a seguir adelante. En este sentido, el Ultravioleta propone la idea de vivir no dentro de una caja o fuera de ella, sino sin ningún tipo de caja. El instituto buscó seleccionar un color que aporte esperanza y un mensaje de aliento.

 

Históricamente, ha habido una cualidad mística o espiritual unida a tonos como el Ultra Violet. El uso de iluminación en tonos púrpura en espacios de meditación y en otros lugares de reunión brinda energía a las personas que se reúnen para establecer una conexión.

 

Místico y dramático, este color simboliza la experimentación y la falta de conformidad, estimulando a los individuos a imaginar su marca única en el mundo y a empujar los límites a través de salidas creativas.

 

Esta tonalidad llegará pisando fuerte el próximo año con su poderosa personalidad, porque toma dos tonos que son diametralmente opuestos, el azul y el rojo, y los une para crear algo nuevo.

 

Ahora bien, las claves para combinarlo de manera adecuada es en unión con colores singulares como el oro o los tonos metálicos, para transformar tu look en una propuesta lujosa y deslumbrante; o bien, con colores más clásicos como el gris y el nude para evocar elegancia natural.