Una pareja australiana que daba un paseo nocturno la noche de Navidad se llevó el susto de su vida al encontrar un cocodrilo en el jardín delantero de una casa en Melbourne, informó la Policía.

 

Los agentes acudieron al lugar, en el barrio de Heidelberg Heights, en el noreste de la región sureña, esperando encontrar un lagarto de gran tamaño, pero se sorprendieron al comprobar que efectivamente se trataba de un dentudo cocodrilo de agua salada de un metro.

 

Tras reconocer que cazar al peligroso reptil estaba más allá del entrenamiento normal de un agente de Policía urbano, las autoridades llamaron a un experto que atrapó al animal.

 

“El animal permanecerá con el cuidador hasta que el Departamento de Medio Ambiente, Tierra, Agua y Urbanismo pueda recogerlo”, dijo la Policía en un comunicado.

 

Las autoridades no saben de dónde salió el cocodrilo ni cómo acabó convirtiéndose en un adorno más del jardín. La Policía pidió que se ponga en contacto con las autoridades cualquier persona que haya perdido un cocodrilo.

 

Estos reptiles con muy comunes en el norte de Australia, pero nunca son vistos en la naturaleza en el sur del país. Los machos pueden crecer hasta los siete metros de largo y pueden ser agresivos.