Orgulloso papá de Almudena y Juan, quien llegará al mundo en brevísimo tiempo. Socio gerente en la productora Ciudadanos. Productor general y ejecutivo de los programas Ciudadanos, Rueda de Prensa, 21 sesiones, ATP. Conductor de radio y TV, reza su Twitter. En este autodefinido conocemos un poco más a Rodrigo Villarreal.
Textos. Romina Santopietro. 

 

Hace días su programa ATP, que se instaló en la siesta de la ciudad para quedarse, cumplió sus primeros 7 años. En una charla amena con Nosotros, cuenta un poco cómo es esto de ser profeta en su tierra, y animarse a crecer desde estas latitudes.

“Mis viejos me mandaron en la secundaria a orientación vocacional, porque no me definía entre ramas similares de las ciencias sociales. Me gustaba abogacía, comunicación social y ciencias políticas también. Estudié 3 años y medio abogacía, hasta que entendí que no era lo que quería hacer”, rememora. “Pero el periodismo siempre me picó. Sin el bichito que te pique no podés hacer periodismo. Estudié en el Instituto n° 12 y ya desde el primer año tuve la oportunidad de trabajar con Fabián Mazzi, en LT 10, en deportes”, cuenta.

“Creo que todos los periodistas de información integral, arrancan con el deporte. Esto fue en el año 2000. Mientras tanto en el mismo año, con Diego Segala tenía un programa de radio en FM Popular los domingos a la noche que se llamaba ‘Costumbres Argentinas’: Ahí hacíamos un formato de opinión sobre algunas noticias locales y nacionales, con mucho contenido de rock. Después pasé por radio Nacional. Mi comienzo fue en radio”, describe. “En el 2002 el Turco Cherep estaba con un proyecto de televisión que se llamaba ‘Crónicas Urbanas’ que realizamos un grupo de periodistas jóvenes: Luciana Trinchieri -la conductora- Facu Cottone, Fabián Savarino, Tatú Fernandez, Lea Regalini, Malevo Ferreyra, en el viejo canal Familiar”, completa.

“Así arranqué en televisión. Era el cronista de análisis político provincial. En el 2003 me contrata Cablevisión para ser productor movilero. Al mismo tiempo hacía un programa con Walter Saavedra en la FM Life. Y a fines de ese año comencé a producir programas propios”.

¡EN EL AIRE!
“El primer programa fue en septiembre de 2003, se llamó ‘Ciudadanos’. La convoqué a Luciana Trinchieri. Replicamos más o menos el mismo equipo de ‘Crónicas Urbanas’ y nos lanzamos. Este grupo tenía química. Creo que no hay forma de trabajar como no sea con alguien con quien estés cómodo. Trabajo con quien yo quiero. Es una máxima en mi vida”, se explaya.

“En 2004, la productora Multimedios Rosario, de Armando Cabrera, me ofrece hacer una coproducción en Cablevisión, con contenido sobre la ciudad de Santa Fe. De ahí surgieron varios programas: ‘Día a día’, Ciudadanos” -se ríe y agrega: “¡no se me caía una idea genial!”. Es que su productora también se llama Ciudadanos.
Rodrigo cuenta que esta marca de “ciudadanos” quedó de un debate político que se había dado en la elección del 2003 entre Binner y Obeid, en el que Binner diferenciaba ser ciudadano de ser habitante, ser sujeto activo o sujeto pasivo, con todas las cuestiones de derechos y obligaciones. “Desde ese punto germinó la idea de empezar a mostrar el contenido social de la ciudad. Que los reclamos sociales tengan una relevancia y un eco. Ver de qué manera el medio de comunicación puede ser el vehículo del reclamo y ser un servicio”, reflexiona.

“En 2007 nace Rueda de Prensa, de este gestor de contenidos, con un formato de entrevista pluralizada como ‘El pueblo quiere saber’ o ‘Usted tiene la palabra’. Es más, ese programa, ‘Usted tiene la palabra’, surgió después del inicio de ‘Ciudadanos’. Y la pegamos con el formato. Porque era una entrevista con un montón de panelistas e informes disparadores sobre la vida de esa persona, la faceta pública y privada y la verdad es que fue un formato que me gustó desde el primer momento”.

“Siempre traté de armar equipos grandes, porque en la pluralidad de voces se crece. Esta pluralidad también apunta a la calidad del producto”, decreta, refiriéndose a la metodología de su trabajo.

ESTÉTICA, DINÁMICA Y CONTENIDO
“Cuando estudiaba en el 12, una profesora, Carmen Úbeda, decía ‘por favor, los que se dediquen al periodismo audiovisual, a la producción audiovisual de contenidos, no se les ocurra hacer una escenografía con un telón negro, una mesa y un helecho de fondo para hablar de política’. Hoy está lleno de esos programas. Esa definición de Carmen me marcó para tratar de armar algo que sea dinámico, con estética y artística. Podemos tener un presupuesto acotado, en comparación con programas de Buenos Aires, pero hay que morir intentando. Hay que morir en el intento de cambiar la televisión de Santa Fe. No sé si lo logramos, pero hay que trabajar siempre en pos de eso”, afirma.

Y en ese morir intentando, hubo que tomar riesgos, animarse a hacer las cosas de manera diferente. Por ejemplo, en una ciudad donde la siesta es sagrada, arrancar con un programa en ese horario era temerario. “Teníamos nuestras dudas con el horario de la siesta.

Todo en ese horario entraba en un embudo de fracaso. No importaba el género: un programa de interés general, orientado a la mujer, de medicina, o de deporte, se mantenía un año o dos al aire. Pero impusimos dos programas -ATP y Rueda de Prensa- en dos canales distintos, en horario de la siesta. Y finalmente, el motor de todo esto es hacer un producto, un programa del cual me pueda sentir orgulloso al terminar el día”, resume.

ADAPTARSE Y PERMANECER
Con el cambio obligado que el periodismo debe hacer para estar acorde a los tiempos que corren, Villarreal asegura que no hay que quedarse quieto.

“No creo que haya un formato acabado en la producción de contenidos. Creo que hay que estar aggiornándose todo el tiempo en la búsqueda de nuevas tecnologías y adaptarte a las redes sociales, que ahora ya son un medio masivo. Creo que esa faz es lo que le falta a los programas que estoy generando. Ese es el paso a seguir. Ver cómo podemos generar contenido multiplataforma que sea atractivo para el público de radio, televisión e internet. Y que sea un contenido de calidad. No generar por generar. Creo que el desafío es ese. Y saber cuáles son las propias limitaciones”.

En esta búsqueda, el programa ATP fue modificando su contenido siempre en búsqueda de brindarle más al público. La esencia se mantiene, aunque varíe el formato. Incluso se animaron a probar una plataforma distinta, cuando transmitieron ATP por radio, en la radio EME. Animarse a probar es parte de la impronta de trabajo que maneja el equipo.

“Nunca dejamos de tener presente al televidente. Trabajamos para hacer atractivo el programa para el público. Para mí, el verdadero prime time es la siesta. Todas las franjas de público están comprendidas en la siesta y no hay competencia local. Si querés ver televisión local ves ‘ATP’ o ‘Rueda de prensa’. Interés general o noticias comentadas. A la noche se atomiza la audiencia. Competís con el contenido de otros canales, la novela de turno, lo noticieros o con Netflix”.

EL MARTÍN FIERRO
Villarreal fue distinguido en 2015 con el Martín Fierro a la Labor Animación/Conducción Masculina en televisión, por su trabajo en “ATP” y “Ciudadanos” de Cablevisión Santa Fe. Ausente en la ceremonia, la encargada de buscar el gauchito fue Cecilia “Chechu” Cómer. Rodrigo confiesa que cuando le avisaron que había ganado la terna, él se encontraba durmiendo.

“La verdad, fue una sorpresa. No me lo esperaba para nada. Y me enteré cuando me llamaron -y me despertaron- porque yo no había ido. Y la mayoría de los premios que gané, nunca estuve. Nunca recibí un premio personalmente. La única vez que sí fui a la gala, no gané”, cuenta y se ríe con ganas. Su cábala para los premios sería no estar presente, al parecer. “La única vez que fui, llegué tarde porque me perdí, y encima no gané. En cambio, las cinco veces que gané, no fui a la entrega de premios ”.

PENDIENTES
Desde que arrancó en radio, Villarreal nunca dejó de trabajar. Es un laburante de los medios. Encontró su espacio, su “hogar” en la televisión. Y cuando realiza el racconto de lo recorrido hasta el momento, fija el destino de su travesía en crecer desde Santa Fe. “Me gustaría producir contenido para toda la provincia. Es un desafío hablarle a toda la provincia. Hay tantas idiosincrasias diferentes, que no es fácil resolver cómo producir para toda la zona. Y me gustaría empezar a producir cosas para Buenos Aires. Pero quiero generar contenido desde acá, no hablo de mudarme allá. Enlatado, en vivo… no sé. Pero la idea es empezar a elevar la vara. No arrugo frente a eso. Ese es el desafío que tengo como productor. Es el momento donde la productora tiene que crecer y pensar en otro público”.
Frente a la pregunta de a qué se hubiera dedicado si no fuera periodista, no duda y responde alegremente: “me hubiera encantado ser futbolista”, y la sonrisa le pinta la cara.