Cada estación surge una nueva prenda representativa de épocas anteriores que invita a renovar tu armario de la manera más it. Como dice el dicho “la moda siempre vuelve”. Enterate cuál te sacará suspiros esta estación.

Textos. Soledad Vittori.

Llega un punto de la temporada en el que la teoría da paso a la práctica. Las tendencias comienzan a llegar a la calle y la próxima estación muestra en los primeros retazos de la colección de otoño-invierno 2018 reminiscencias románticas. La recuperación de algunos códigos muy femeninos propios de décadas anteriores como el cuello alto, los volantes y las mangas de jamón u oversize, que le dan un toque mágico a cualquier look.

 

Esta nueva corriente, llega en forma de prenda-tesoro. La blusa será un auténtico comodín para usar en toda ocasión: para el trabajo, una cena o un evento nocturno. Su cómplice ideal: un pantalón de jean. No importa el modelo, puede ser pitillo, boyfriend, desflecado, bordado o de cualquier otra variedad.

 

El tejido de esta prenda será delicado y vaporoso, con movimiento. Pueden presentarse en versiones más transparentes invitando al paso de la luz o con telas que posean un poco más de cuerpo. Pero la clave son sus detalles, los cuales deben estar llenos de narrativa: se trata de la blusa romántica.

Este epicentro de la moda no le teme a los detalles, al encaje y a los lazos para retomar una inspiración con reminiscencias decimonónicas que implican: mangas jamón que finalizan en puños cerrados, volantes que recorren escotes, lazadas al cuello, entre otros. Es una verdadera oda a la mujer del siglo XIX.

 

Un gran número de estas prendas se presentarán en compañía de un lazo. Estos se han transformado en un éxito rotundo y varían su tamaño para convertirse casi en corbatas cortas o, por el contrario, se afinan y extienden hasta mimetizarse con hilos. Pero siempre sin renunciar al romanticismo que debe desprender la blusa.

 

Estos lazos pueden presentarse en el mismo color del tejido de la prenda o bien en negro para generar un buen contraste que al mismo tiempo combine con todo. Un detalle contundente que nace de la parte posterior del cuello y que cae para imponer su presencia.

 

En conclusión, las blusas tendrán una importancia capital en los armarios, darán pequeña oda a parte de la estética decimonónica y tendrán un detalle que las cierre, un lazo.