La tradicional ruptura del puente de hielo que se forma en el extremo del glaciar Perito Moreno, en el suroeste de la patagonia de Argentina, tuvo lugar en la noche del domingo sin testigos y en medio de una fuerte tormenta.

Más de 3.000 personas se habían congregado el domingo a la espera del colapso del puente de hielo a medida que se aceleraba el paso del agua del Brazo Rico al Canal de los Témpanos del lago Argentino en la provincia de Santa Cruz.

 

Pero todos los presentes debieron desalojar el Parque Nacional Los Glaciares a las 20:00 horas, como dispone la reglamentación, y pocas horas más tarde, a las 22:48 horas, se desmoronaron las toneladas de hielo del arco que conectaba la lengua del glaciar con tierra firme.

El avance del glaciar forma un dique natural de hielo, que comienza a erosionarse con forma de túnel por la presión del agua entre el Brazo Rico y el Canal de los Témpanos, en un desnivel que a veces suele alcanzar 30 metros de altura. El grueso de la estructura se horadó a mayor velocidad que en otras temporadas por el paso del agua y debido a que carece de la altura que había alcanzado en años previos. Hasta el domingo ya se había perdido cerca de un tercio del total de su volumen.

 

El glaciar Perito Moreno, cercano a la villa turística de El Calafate, es una de las principales atracciones turísticas de la Argentina y la ruptura de su puente de hielo es un fenómeno que atrae multitudes.

El glaciar forma parte del Campo de Hielo Patagónico Sur, tiene unos 50 kilómetros de largo y casi cinco kilómetros de ancho. El último rompimiento fue hace casi dos años.