¿Qué me pongo?: elegí tu look según el evento


Nunca hay una segunda oportunidad para causar una primera impresión. Tu vestuario en un evento puede llevarse las mejores miradas o causar los peores comentarios. Aprendé a vestirte según el evento acorde a tips básicos generales y de protocolo.

Textos: Macarena Grassino.

Desde un glamoroso matrimonio en la playa, pasando por una importante reunión laboral, hasta una invitación a comer con los amigos. Escoger las prendas adecuadas, en los materiales y diseños oportunos que vayan acorde con la ocasión, se puede convertir en un verdadero reto si se desconocen las reglas comprendidas en los códigos de vestimenta establecidos por eventos sociales y laborales. Incluso muchos pueden desconocer tips básicos en cuanto a vestimentas según temporada, tipo de morfología corporal, horario del evento, etc. Por eso hoy vamos a brindarte toda la información sobre el “Dress Code” necesaria para que una invitación no sea un problema sino una oportunidad de expresarte de la mejor y más correcta manera.

Códigos para vestir

Etiqueta
Para la vestimenta de etiqueta las mujeres pueden optar por un vestido largo, o piezas separadas, siempre manteniéndolo elegante. Mientras que los hombres deben optar por ejemplo por un esmoquin, o un frac.

Mujeres. Las capas, los vuelos, son algunas de las tendencias que predominan en los vestidos de gala. Para eventos en salón, se recomienda vestidos con cortes impecables en telas. Mientras que en compromisos al aire libre se aconseja el uso de textiles más fluidos y frescos con caída.

Hombres. En la actualidad predomina la inclusión de texturas y colores como azul, gris y blanco en esmóquines. Del mismo modo, el uso de solapa sencilla, acompañada de uno o dos botones, siempre manteniendo un corte limpio.

En cuanto a los textiles, las texturas tono a tono que otorgan a las prendas un aire renovado son una opción ideal para este tipo de trajes. Los paños, las lanas y la gabardina son otras alternativas esenciales para la elaboración de estas piezas.

Cóctel

Este código de vestuario permite más libertad en elección de prendas, colores y combinaciones. Se pueden usar vestidos de corte medio de fiesta o un básico y combinarlo con accesorios delicados. Los hombres pueden usar un traje de color oscuro con una corbata que complemente este look.

Mujeres. Los vestidos cortos, conjuntos de falda y blusa, al igual que los pantalones de cortes rectos, son las prendas que actualmente son tendencia en la vestimenta tipo cóctel. Para eventos en lugares cerrados, se puede usar una falda tubo con una blusa. En exteriores, es mejor prendas vaporosas con estampados en diseños no tan cortos, con el propósito de evitar contratiempos con el viento.

Hombres. Para esta ocasión, se aconseja el uso de trajes con estampados sutiles y corbatas. Sin embargo, a pesar de que se trata de un código de vestimenta menos rígido que la etiqueta, no se puede dejar perder el concepto de elegancia en estas prendas. Del mismo modo, se sugiere el uso del corbatín en distintos colores como un detalle que puede complementar un traje cóctel, a pesar de que este no sea reglamentario para este código.

Formal/laboral

Este tipo de vestuario se utiliza en las reuniones especiales de trabajo que se llevan a cabo durante el día como juntas, desayunos, conferencias o eventos especiales. Las mujeres pueden optar por pantalones formales como prendas de sastre y los hombres, un traje formal con corbata.

Mujeres. La vestimenta laboral siempre se ha caracterizado por ser clásica, en la actualidad predominan piezas más modernas como las camisas con botones, las faldas tipo tubo, los pantalones con bota recta y ancha, las blusas con rayas y estampados no tan llamativos, con el fin de que las mujeres puedan mantener su aspecto recatado en la oficina. Otra de las opciones que marcan tendencia son los vestidos son los vestidos cruzados, que brindan comodidad.

Hombres. Gabardinas o paños en cortes limpios. De la misma manera, camisas con cuellos y puños estructurados con detalles discretos de combinaciones. Así también, Se recomienda el uso de colores neutros y básicos en los pantalones y camisas preferiblemente en algodón que resulten frescas y que proyecten una imagen positiva.

Casual

En esta categoría tanto hombres, como mujeres, pueden usar prendas cómodas y que vayan de acuerdo al estilo personal del individuo. Jeans, shorts, bermudas, vestidos, faldas, camisetas, camisas y prendas en algodón son por lo general las más usadas y preferidas.

Mujeres. En la moda casual, los pantalones anchos de talle alto, blusas y vestidos sueltos y, por lo general, cortos, son algunas de las piezas más aconsejadas. Para este tipo de diseños, textiles como popelinas, driles estampados, los rayones y las sedas se convierten en los principales aliados.

Este código de vestimenta se presta para ir a tomar un café con amigos, pasar un día soleado en la playa, ir a cine o, simplemente, para compartir un día en familia.

Hombres. Para el tiempo de ocio, el estilo relajado es el primordial. Piezas como jeans, bermudas, camisetas en algodón son piezas imprescindibles en los armarios de los hombres. La importancia de este código es demostrar en cada prenda la personalidad y el estilo de vida de quien la viste.

Protocolo de etiqueta detallado

¿Tenés una boda, un bautismo, una comunión u otro acto social próximamente? ¿Es de mañana o de tarde?… Para acudir a cualquier tipo de evento, es importante conocer las normas de etiqueta, que te ayudarán un poquito más a saber por dónde empezar a la hora de elegir tu vestimenta. En protocolo de etiqueta, por regla general, el vestuario de las mujeres viene marcado por el de los hombres y este debería ir indicado en la invitación al acto, aunque no siempre pasa. Así que, si tenés dudas, siempre pregunta a los organizadores del evento. El vestuario de etiqueta es aquel que se lleva en eventos de gala o eventos formales, como por ejemplo, una boda. En este caso, los hombres hombre tienen varias posibilidades: Frac, (es el vestuario de máxima etiqueta masculino, que se caracteriza por que la chaqueta, siempre negra, llega hasta la cintura por delante y por detrás tiene dos faldones separados entre sí, que llegan a la altura de las rodillas. Al ser un atuendo completamente de gala, solo se viste bajo exigencia explícita del acto). Chaqué, (el rasgo más característico de este atuendo es el chaleco, normalmente negro o gris, los colores más adecuados. No obstante, hoy en día es tendencia llevarlo en otros colores, especialmente en tonos pastel, burdeos o azules. Se utiliza en actos de mañana y de tarde.

En una boda, si el novio lleva chaqué, el padrino y los testigos están obligados a llevarlo. Si por el contrario el novio no lleva chaqué, ninguno de los invitados puede hacerlo). Esmoquin, (se distingue por las solapas de su chaqueta, normalmente en seda o raso brillante, el fajín y por la pajarita. A pesar de que para un evento de gala es mejor vestir con un frac o con un chaqué, la rigidez de estos actos se ha ido suavizando. Por eso el esmoquin es una muy buena opción, sobre todo en actos de tarde y de noche).

En el caso de las mujeres, tienen las siguientes opciones: El vestido largo, (es la prenda de más etiqueta del vestuario femenino y cuenta con una amplia variedad de posibilidades: espaldas al aire, tirantes finos, escotes discretos.

Pero siempre debe cubrir las piernas y, aunque estas no se vean, es recomendable llevar siempre medias. Los zapatos que acompañen el vestido, siempre de tacón alto y mejor fino, y el bolso siempre de mano. El vestido largo, además de ocasiones de gala, solo se viste en actos de noche). Vestido tipo cóctel, (el límite de largo de estos vestidos es unos pocos centímetros por debajo de la rodilla. Como es un tipo de vestido que se utiliza para eventos de tarde, es habitual que tengan pedrería o brocados. Los zapatos, pueden ser de medio tacón y, al igual que en los vestidos largos, el bolso de mano es el más ideal para complementarlo. Vestido corto, (la diferencia con los vestidos tipo cóctel, no se encuentra tanto en el largo, sino en el tejido, más sencillo.

Como es un tipo de vestido que se utiliza para eventos de día, es recomendable evitar los brillos, más apropiados para eventos de tarde y de noche. En cambio, pueden ser mucho más coloridos. En los actos de día, se acepta que las mujeres lleven sombreros o tocados en el pelo.

Y los zapatos, en este caso, no deberían de ser más altos medio tacón, incluso pueden ser de tacón bajo). Las mujeres también pueden acudir en actos de etiqueta de día con trajes de día, formados por dos piezas, normalmente una falda y una chaqueta. Los actos que no tienen etiqueta pero son formales, como un bautizo, las mujeres podrán optar por un traje corto o un vestido de cóctel y los hombres, por un traje. Para hacerlo más resumido este cuadro te va a especificar todo.


Vestidos

Los vestidos son la frutilla de la torta. Pero tendrás que tener en cuenta varios factores antes.

El largo del vestido
En caso de elegir algo mas bien corto, es recomendable llevar un vestido hasta las rodillas. No obstante si llevamos medias podemos apostar por vestidos algo más cortos. Pero cuidado que tu vestido no sea muy corto, ya que puede dar una imagen incorrecta o serte incómodo.

El color del vestido
Realmente esto cambia en función de la hora del evento. Si es un evento de noche, apostaría por colores más oscuros, sin necesidad de ser negros. Y en el día valen mucho los colores pasteles ya que endulzan mucho las facciones. Pero si querés comprarte un solo vestido que te valga para todas las opciones posibles, te aconsejamos un color como el azul o el verde, o bien, el clásico negro. Colores que favorecen tanto a rubias como morenas.

El escote del vestido
La clave de la elegancia está en insinuar y nunca enseñar. Por eso, si compras un vestido para un evento, tendrás que jugar con la largura y el escote. Es decir, si arriesgas por un vestido más bien largo, podes animarte con un escote sencillo. Pero es mejor que el escote sea más recatado cuando el vestido es corto, ya que puede parecer algo vulgar para un evento formal.

Trajes
Los trajes ya no son aburridos, se puede jugar con los colores para ir elegante pero con un poco de magia. Mi recomendación para el pantalón del traje, es que sea ligeramente más corto que el normal. Ya que te aportará más altura y estilo.

Transparencias
Hay personas que les encantan las transparencias y los encajes. No está mal del todo combinar este tipo de prendas para un evento, ya sea formal o informal. No obstante hay que tener un poco de
cuidado ya que son prendas que en exceso puede resultar poco apropiadas para asistir a un evento.

Joyas y accesorios
Mantenerlo simple. Aunque siempre te guste unirte a la moda y ponerte un collar extragrande, mejor ir con piezas simples para que sea la joya la que te luzca a vos y no al revés. Además recordá que una pieza exclusiva siempre suele ser pequeña y finita. ¿La clave para ir perfecta a un evento? Elegir solo una pieza de bijou.

Calzado
Los tacones son siempre un acierto. Pero tene en cuenta que si son muy altos, tus pasos serán poco naturales. Puede que ganes altura con tacos, pero nunca pierdas la elegancia. Por eso elige unos zapatos altos pero que sean cómodos y con los que puedas andar bien.

Peinado
Ir de manera profesional no significa ir aburrida, así que podes apostar por un peinado chic. Recomiendo peinados simples pero que vayan más allá de la perfecta melena lacia. Como por ejemplo un semi-recogido con unos mechones sueltos, o hacerte unas ondas al agua en el pelo luciendo melena, también una elegante cola de caballo luciendo el rostro.

¿Cómo no vestirse para un evento formal?

Con brillos en exceso.

Evitá los estampados estridentes en un solo outfit.

Evitá los leggings.

Evitá llevar muchos accesorios, no te olvides que con uno es más que suficiente para brillar.

En eventos, sobre todo en los formales, no solo cuenta verte y sentirte atractivo sino también generar un equilibrio con el evento en si. Es importante considerar el horario, la formalidad, el lugar, el clima, etc. Y no menos importante: Estar cómodos y ser ustedes mismos.

Previo Guía de fragancias según la estación del año
Siguiente Torta de leche condensada y chocolate