Demi-Leigh Nel-Peters acaba de ser coronada como la mujer más bella del Universo y resulta interesante saber cuál es su historia.

Soledad Vittori

La corona de la reina mundial de la belleza quedó en las manos de la preciosa sudafricana Demi-Leigh Nel-Peters, de 22 años, oriunda de Sedgefield ubicada en la provincia occidental del Cabo. Esta llamativa modelo es la quinta ganadora que consigue llevar este título a África.

 

Antes de recibir la corona de Miss Universo 2017, la participante ya se encontraba entre las favoritas del concurso gracias a sus ideales altruistas, su fuerte carácter feminista y su objetivo de empoderar la figura de las mujeres a través de su discurso.

 

En su respuesta a la siempre delicada pregunta que tuvieron que responder las tres finalistas sobre qué cualidad de sí misma las enorgullece más y cómo la aplicarían en caso de ser elegidas Miss Universo, Nel-Peters respondió que su mayor virtud es tener confianza en sí misma, como mujer que ha superado numerosos temores, por lo que puede ayudar a otras mujeres a sobrepasar también sus miedos.

 

“Prometo dedicar los próximos 365 días de mi vida a servir al pueblo sudafricano, a ser la voz de aquellos que tienen miedo o no pueden hablar y a representar a toda nuestra hermosa nación. Prometo escuchar, estar ahí, ayudar en lo que pueda para que todos podamos ser escuchados, todos queremos ser aceptados. Yo te escucho, yo te veo, ¡soy tú!”, remató la joven tras convertirse en la ganadora del certamen Miss Sudáfrica, unos meses atrás.

 

La ganadora del certamen dedicará su reinado a promover actividades y causas que se orienten a ayudar a su comunidad. En este sentido, la sudafricana explicó a la prensa que espera trabajar en campañas de prevención del virus del VIH, un problema muy presente en su país. Sumado a esto, promoverá campañas en contra de la discriminación y de apoyo a los discapacitados, en la cual su hermana (quien nació sin cerebelo) es su mayor motivación. Por último, confía en poder fortalecer su proyecto de proveer a las mujeres de Sudáfrica las herramientas y el conocimiento necesario para enfrentar situaciones difíciles como secuestros o robos.

El certamen

 

El camino de esta joven comenzó con buenos pasos cuando fue seleccionada junto con otras quince candidatas dentro del primer ramillete de semifinalistas. Su desfile en traje de baño, luciendo un bikini color amarillo, levantó aplausos en el Teatro Axis, que estaba completamente lleno de fans con banderas y carteles. Pero sin lugar a dudas la mayor muestra de apoyo llegó cuando la sudafricana desfiló por el escenario con un traje de gala en tonalidades doradas durante la presentación musical de la cantante del grupo Black Eye Peas, Fergie.

 

Esta edición del concurso de belleza introdujo por primera vez una selección por zonas geográficas: 4 de Europa, 4 de Asia/Pacífico y 4 de América, a las que se sumaron otras cuatro jóvenes más que eligieron los seis miembros del jurado. De las 16 finalistas se eliminaron 6 en una primera fase y quedaron 10, entre las que se encontraban las representantes de Venezuela, España y Brasil. Sin embargo, sólo Laura González clasificó para la final, aunque tuvo que conformarse con el segundo puesto.

 

Ahora bien, en su nueva labor como Miss Universo, Nel-Peters no sólo deberá vivir en un lujoso departamento con todos los gastos incluidos en Nueva York, sino que también deberá acudir a las semanas de la moda más importantes del mundo y, por supuesto, a diferentes audiciones donde podría encontrar su nueva carrera después de dejar el trono el próximo año.

 

Otras pasiones

 

Recién licenciada en Administración de Empresas, en su día a día, la modelo adora hacer manualidades tales como: el “scrapbooking” o diseñar tarjetas de felicitaciones. Pero su más grande pasión es la velocidad, como puede verse en su cuenta personal de Instagram, donde los vehículos a motor y las carreras ocupan un importante espacio entre sus fotografías.