Dificultad: media
Porciones: 10

Ingredientes

 

50 gr. de levadura de cerveza
100 gr. de manteca
3 huevos
200 gr. de azúcar
150 cc. de leche
500 gr. de harina común
Vainilla o ralladura de limón
1 taza de crema pastelera

 

Preparación
Lo primero que se debe hacer es preparar lo que se llama el fermento. Para esto mezclar en un recipiente la levadura con 2 cucharadas de azúcar, 4 de harina y 4 de leche tibia. Batir y dejar reposar 10 minutos en un lugar templado.
Luego agregar al fermento la manteca y el resto del azúcar. Batir.

 

De a uno vamos agregar los huevos mientras se sigue batiendo. Perfumar con la esencia o la ralladura, lo que se prefiera.
Comenzar a agregar la harina, intercalando con la leche restante y seguir mezclando hasta que se forme una masa suave.
Cuando la masa está lista aceitar las manos y acariciar un poco la masa para que se aceite y luego no se pegue al recipiente.
Dejamos leudar unas 2 horas en un lugar calentito o hasta que la masa duplique su volumen. Tomar la masa y formar dos bollos, estirarlos de forma rectangular.

Colocar la crema pastelera en el medio (a lo largo) y si se quiere se pueden agregar un poco de dulce de leche.
Tomar uno de los costados de la masa y traer hacia el centro, cubriendo la crema. Repetir la operación con el otro costado.
Unir las dos puntas como formando un círculo y con cuidado levantar y acomodar en una fuente enmantecada y enharinada.
Se le puede colocar una lata vacía en el centro para que no se una durante la cocción.
Decorar con más crema pastelera por encima y decorar a gusto: con confites, huevos, chocolate, glasé, almendras picadas, etc.
Dejar leudar nuevamente por hora y media y llevar al horno a unos 160º C por 30 minutos.
Retirar, dejar enfriar y compartir en familia.