Nazaret entró a la historia al ser reconocida como el sitio de la anunciación y donde el Arcángel Gabriel apareció ante María para anunciarle la llegada de Jesús, convirtiéndose en centro de peregrinaje cristiano junto con las ciudades de Jerusalén y Belén.

 

Textos. Vacaciones Felices.

El pueblo de la adolescencia de Jesús es un lugar tranquilo que se encuentra en las colinas de la Baja Galilea y por sobre el verde valle de Izrael (Esdraelon). Con sus hermosas construcciones de piedra blanca y sus avenidas arboladas con olivos, es probablemente muy similar a los días en que Jesús vivía allí con sus padres, José y María, quien iba diariamente a buscar agua al aljibe que aún hoy lleva su nombre.

 

Dominada por la espléndida Iglesia de la Anunciación, su perfil celeste presenta los contornos en pico de numerosos campanarios y cúpulas de varias iglesias, de distintas denominaciones, así como conventos, capillas y colegios y el repicar de las campanas se suma a su encanto. Dispersos entre los templos, hay numerosos restaurantes y cafés orientales, así como una colorida feria, donde los mercaderes de los alrededores se reúnen para ofrecer sus productos. En la cima de la colina, se ha levantado una moderna ciudad judía llamada Nazaret Ilit.

 

Nazaret entró a la historia al ser reconocida como el sitio de la anunciación y donde el Arcángel Gabriel apareció ante María para anunciarle la llegada de Jesús, convirtiéndose en centro de peregrinaje cristiano junto con las ciudades de Jerusalén y Belén.

 

Luego de la Natividad en Belén y el viaje a Egipto, la Sagrada Familia volvió a Nazaret donde Jesús creció y más tarde predicó en la sinagoga, en una época en la que el país se hallaba en la confusión y la revuelta. Desde esos días, el mundo cristiano ha quedado fascinado por esta ciudad sus asociaciones místicas y religiosas.

En el año 236 d.C., el Emperador Constantino, a pedido de su madre la Reina Helena, hizo construir la primera iglesia en Nazaret, una basílica bizantina, sobre el tradicional sitio de la casa de la Virgen María.

 

Cuando los musulmanes invadieron la región en el año 636 d.C., destruyeron la ciudad que permaneció en ruinas hasta su restauración por los Cruzados en el siglo XII. Un siglo después los Sarrazenos masacraron la población cristiana y demolieron las iglesias de los cruzados. En el siglo XVII un grupo de frailes franciscanos obtuvo permiso para retornar a Nazaret. Desde entonces, iglesias, monasterios y escuelas fueron restablecidos. Una mezquita fue agregada en 1814.

 

LUGARES DE INTERÉS

 

Nazaret se halla situada a medio camino entre el mar Mediterráneo al oeste y el mar de Galilea al este. Sobre el Mediterráneo, a menos de una hora de viaje de Nazaret, se halla Haifa, tercera ciudad en importancia y puerto principal de Israel, así como la ciudad cruzada de Acre. A media hora de viaje hacia el este se halla Tiberiades, un centro de recreación y salud a orillas del mar de Galilea, escenario del ministerio galileo de Jesús. Lugares bíblicos o históricos, sitios sagrados para el cristianismo y lugares de una sorprendente belleza natural abundan en la vecindad de Nazaret.

– Bosque Balfour: hermoso bosque de pinos, 4 km. al sur de Nazaret, plantados en honor del autor de la declaración de Balfour, que promete a los judíos del mundo un Hogar Nacional en Israel.

 

– Sinagoga de Beit Alfa: en terrenos del kibutz jeftziba se puede apreciar un perfecto piso de mosaico perteneciente a una sinagoga del siglo VI que ilustra un zodíaco, símbolos judíos y el relato del sacrificio de Isaac. A 31 km. al sureste de Nazaret.
– Beit Shean y Meguido son pueblos milenarios de gran interés también.

 

TEL AVIV YAFO

 

Iafo, Jafa o Joppa es considerada el puerto más antiguo del mundo. En hebreo esta palabra significa “hermosa” y deriva supuestamente de Jafet, hijo de Noé.

 

El griego lo asocia con Jopa, hija de Eolo, dios de los vientos. Hasta el fin del siglo XIX, la entrada al pequeño puerto era un espacio en el arrecife circundante.

 

Poseidón, el dios griego del mar, encadenó a Andrómeda a una roca en el arrecife para que fuera devorada por el dragón pero la joven fue salvada y desposada por Perseo, hijo de Zeus y de Danae.

Excavaciones en la colina que está frente al puerto revelaron que Iafo fue habitada desde hace 4.000 años. A pesar de hallarse dentro de los límites de la tribu de Dan, fue una ciudad filistea hasta el reinado de David. El rey Salomón utilizó los puertos de Iafo y de Tel Kasila sobre el río Iarkon para importar los cedros del Líbano destinados a la construcción del templo. En los Santos Evangelios se nombra a Iafo como lugar en el cual Pedro hizo resucitar a Tabita y recibió la orden del Señor de entregar el Evangelio a los gentiles, mientras se hallaba en la casa de Simón el curtidor. Durante el reinado de Herodes y en el período romano, Iafo pierde su supremacía, la hereda Cesarea.

 

En el siglo VIII, cuando los musulmanes erigen en la cercana Ramla su capital, vuelve a recuperar su importancia. En los siglos XII y XII Iafo es el puerto delo Reino Cruzado de Jerusalén. Fue destruido, junto con los demás puertos cruzados por los mamelucos y quedó abandonado por espacio de 600 años. A comienzos del siglo XIX, el Turco Aga Mahamud, conocido como Abu Nabut, construyó y fortificó mucho de lo que hoy es la antigua Iafo.

 

Hacia fines del siglo, cuando los países occidentales, compitiendo entre sí, establecieron sus instituciones religiosas en Tierra Santa y cuando los judíos comenzaron a retornar a su tierra, Iafo creció y prosperó. Su puerto importaba productos manufacturados y exportaba naranjas “Jaffa”. Para ese entoncesse había expandido ya la ciudad fuera de sus murallas. Dos de los nuevos suburbios judíos fueron Nevé Tzedek y Nevé Shalom. En 1906, Iafo celebró el jubileo del Sultán Abdulhamid II destruyendo las inútiles murallas de la ciudad y construyendo la torre del reloj. En el mismo año, un grupo de judíos abandona la ciudad y construye sus hogares en los arenales del norte, llamando a la nueva ciudad Tel Aviv.

 

La colina de la antigua Iafo ha sido despejada y reconstruida cuidadosamente, embellecida por el encanto del pasado, y por el uso de sus barrios por artistas, sus galerías de arte y de antigüedades, por sus restaurantes y por el uso de sus barrios por artistas, sus galerías de arte y de antigüedades, por sus restaurantes y por el parque donde se aprecia una inigualable vista panorámica de la costa de Tel Aviv. El Mediterráneo besa sus suaves y soleadas playas flanqueadas por hoteles, cafés, bares y restaurantes que satisfacen todos los gustos.