Cultura, historia y religión se unen en este destino para ofrecer al turista una de las experiencias más ricas y profundas de su vida. Comenzamos un recorrido por Israel que inicia en Tiberias para, la semana próxima, terminar en Nazaret.
Textos. Vacaciones Felices.

 

Es difícil encontrar en este mundo un lugar con tantas resonancias históricas y religiosas y que, al mismo tiempo, tantos y tan desgarradores conflictos haya originado. La capital de Israel, Jerusalén, ciudad codiciada por pueblos y religiones desde la noche de los tiempos, sigue siendo, hoy en día, el sancta sanctorum de tres credos distintos y distantes.

Sin embargo, ni siquiera el interminable e intransigente contencioso entre judíos y palestinos ha podido mermar el encanto de esta tierra. Desde Aqaba hasta el Golán y desde Tel Aviv hasta el Mar Muerto, soplan vientos milenarios que llevan consigo gran parte de la historia de la humanidad. Sus habitantes lo saben, pero siguen sin ponerse de acuerdo acerca del creador de esos vientos.

Las tierras palestinas y aledañas han estado pobladas desde siempre por árabes y judíos con períodos de conflicto y de paz.

El clima en Israel es el mismo de toda Europa y del hemisferio Norte. Invierno y otoño son las estaciones más húmedas. La mayor parte de las lluvias se concentran en noviembre y diciembre, siendo la región de Galilea la que más precipitaciones tiene. El verano es seco y caluroso, pero la primavera trae temperaturas muy agradables.

¿QUÉ VISITAMOS?
La visita a la iglesia de la Natividad en Belén, es de gran interés cultural. Está construida sobre el lugar donde, según la Biblia, nació Jesús. Especialmente en Navidad se convierte en una parada obligada para miles de peregrinos cristianos.

La ciudad portuaria de Cesárea en un lugar de gran relevancia histórica y arqueológica, es imperdible. Allí se encuentran grandes yacimientos de las civilizaciones romanas y bizantinas, es el punto más importante de la costa mediterránea.

La reserva de Bainas es ideal para los amantes de la naturaleza y el Museo de la Diáspora en Tel Aviv es otra visita de gran interés histórico y cultural.

TIBERIAS
En el año 18 d.C. Herodes Antipas, el hijo de Herodes el Grande, construyó una nueva ciudad al estilo helenístico sobre las ruinas de la bíblica Rakkat, al norte de la ciudad de Hammar sobre la orilla oeste del bellísimo Mar de Galilea y a unos 200 metros bajo el nivel del mar. La llamó Tiberiades en honor a Tiberio, el emperador de Roma. Al principio los judíos se negaron a trasladarse y vivir en el lugar, pero luego de la destrucción de Jerusalén esta ciudad se convirtió en centro de la actividad cultural y espiritual judía. Tiberiades ganó la reputación de ser una de las Cuatro Ciudades Sagradas de la Antigüedad. Actualmente, gracias a su clima tropical, a sus manantiales termales de aguas minerales, y a sus antigüedades y vistas panorámicas, es un reconocido y popular balneario, además de un atractivo centro turístico tanto en invierno y en verano.

A corta distancia de viaje desde Mar de Galilea y en cualquier dirección, existen lugares de belleza natural y significado histórico, convirtiendo a Tiberiades en un centro ideal para excursiones.

Más al norte, al pie de las montañas de Alta Galilea, se halla el lugar de la histórica Jatzor, una ciudad estado canaanita destruida por Josué, para convertirse luego en una de las ciudades fortaleza del Rey Salomón. Los hallazgos de Jatzor, uno de los lugares arqueológicos más interesante de Israel, se hallan expuestos en el museo del cercano kibutz Ayelet Hashajar. En Metula encontramos la buena barrera sobre la frontera con el Líbano y la reserva natural de Tanur. En camino, las reservas naturales de Jula y Dan, el Museo Tel Jai, el parque Tal y las piletas y cascadas de Banias, son sitios que se recomienda no dejar de visitar.

El Rabi Noises ben Maimon (Maimonides), nacido en España en 1135, fue uno de los grandes sabios y filósofos de su época. Rabi Moises, o el Ramjbam, estudió también medicina en El Cairo y se convirtió en un médico excepcional ligado a la corte egipcia. Él junto con su padre, hermano y hermana, pasaron cinco meses en la Tierra Santa del año 1165. En 1204, luego de su muerte, fue enterrado en Tiberiades, donde su tumba, pintada de blanco, es hasta el día de hoy un lugar de peregrinaje.

Mirando hacia abajo desde la temas, se halla la tradicional tumba del Rabino Meir Baal Hanes, desde el siglo II d.C. Su sabiduría y conocimiento, en particular su habilidad como maestro, le acreditaron el nombre de Meir (Iluminador). La leyenda cuenta la forma de cómo salvó a su cuñada de manos de los romanos, llamado desde entonces el poseedor del milagro (Baal Hanes).

El Mar de Galilea, con forma de arpa o lira (en hebreo Knor), es un maravilloso lago de aguas dulces encerrado entre montañas. Este lugar es importante para los cristianos, ya que creen que sobre estas aguas Jesús caminó en sus orillas. El lago se menciona en la Biblia desde la época de los reyes de Israel. En la orilla oeste se sitúa la ciudad de Tiberíades.

 

IGLESIA DE SAN PEDRO
La iglesia franciscana de San Pedro conmemora la milagrosa pesca de peces y se halla ubicada a orillas del lago. Construída durante el siglo XII por los cruzados, se convirtió en mezquita bajo el mandato musulmán, luego en hospedaje de caravanas y nuevamente en iglesia. Reconstruida en el año 1870, expandida en el año 1903 y luego restaurada en 1944 a su actual forma arquitectónica, la iglesia de San Pedro muestra una nave orientada hacia el este en forma de barco. En el patio se halla un monumento levantado por soldados polacos acuartelados en el hospedaje durante la Segunda Guerra Mundial.