Retinol: ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?


Proviene de la vitamina A, corresponde a la familia de los retinoides y se encuentra naturalmente en la piel. Sus propiedades estimulan la producción de colágeno, promueven la regeneración celular y, al ser antioxidantes puros, también previenen el envejecimiento de las células.

Textos. Revista Nosotros.

El retinol es un ingrediente que se recomienda incorporar a la rutina de belleza a partir de los 30 años. Por eso es importante conocerlo y descubrir sus muchas propiedades, tan aclamadas por las famosas.

En primer lugar es importante destacar que este no es un ingrediente nuevo en el mundo beauty, ya que se usa desde hace más de treinta años y comenzó por ser un tratamiento para el acné. A partir de su efectividad, los dermatólogos descubrieron sus efectos anti-envejecimiento, desde entonces este es un must en la rutina de belleza de muchas celebridades.

El retinol proviene de la vitamina A, corresponde a la familia de los retinoides y se encuentra naturalmente en la piel. Sus propiedades estimulan la producción de colágeno, promueven la regeneración celular y, al ser antioxidantes puros, también previenen el envejecimiento de las células.

Es importante no confundir el retinol con el ácido retinoico. El segundo es la oxidación del retinol y se emplea para usos medicinales. Esto quiere decir que es mucho más potente.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS

Esta sustancia es una bomba antioxidante que penetra en las capas más profundas de la piel -gracias a su ligero peso molecular-, y por lo tanto, abre paso a un resultado anti-aging poderoso y al incremento de colágeno, elastina y ácido hialurónico que se va perdiendo con la edad. Por si fuera poco, los betacarotenos en su contenido controlan la pigmentación de la piel.

Son muchos los beneficios del retinol: dsminuye las arrugas y líneas de expresión, elimina el acné, mejora la textura de la piel, aclara el tono facial, borra las manchas y queratosis producidas por el fotoenvejecimiento, cierra los poros, equilibra la producción de grasitud, aumenta la luminosidad y mantiene la piel humectada.

El Dr. Harold Lancer, el dermatólogo de Victoria Beckham y Beyoncé, le reveló a Cosmopolitan: «El retinol es uno de los pocos ingredientes en el mercado que viene con esta garantía absoluta: no tiene trucos».

APLICACIÓN

Si se tienen algunos problemas notables de fotoenvejecimiento o bien se necesita una alternativa contra el acné, se puede considerar la aplicación de retinol como método de prevención. En los casos regulares, los expertos recomiendan aplicarlo a partir de los 30 años.

Es posible aplicar el retinol en cualquier parte de la piel. Lo ideal es tomar una cantidad del tamaño de una almendra y distribuir en toda la superficie, con movimientos ascendentes. Evitar los ojos y los labios. Se recomienda usar de noche para que, al entrar en contacto con el sol, no irrite el cutis. La condición es usar protector solar al día siguiente.

Se sugiere integrar el retinol poco a poco a la rutina de belleza. Primero, con dosis pequeñas de dos veces a la semana, luego cada tercer día y así progresivamente, hasta que la piel se vuelva más tolerante y no sufra la irritación de colocarlo diario.

Tampoco es recomendable que aplicarlo después de una exfoliación, peeling o durante las vacaciones de verano. De la misma manera se desaconseja combinarlo con otros productos con ácido salicílico, ácido ascórbico o vitamina c, ácido láctico o cualquier otro alfahidroxiácido. Esto es porque el pH de la piel se desequilibra y actúa como una exfoliación severa. ¿La solución? Alternar el uso en días diferentes.

RECOMENDACIONES

Para quienes experimentan por primera vez con el retinol, lo ideal es empezar por buscar productos con bajas concentraciones del 0.2- al 0.3 %. En cuanto a la presentación, si se quieren ver resultados rápidamente, optar por un sérum, y si se prefiere ir más despacio o se tiene piel sensible, comenzar con humectantes.

En caso de no conseguir las instrucciones de los dermatólogos y abusar de esta sustancia, se puede producir descamación, dermatitis, enrojecimiento, desequilibrio cutáneo, mucha sensibilidad y hasta quemaduras. La exposición al sol después de su aplicación genera manchas.

Previo Villa Ocampo fue sede del Primer Foro Nacional de Humedales
Siguiente El placer de vagar por mundos intangibles