Rolls de canela


Dificultad/ Media
Porciones/ 8

Ingredientes/


Para la masa:
400 g de harina 0000
1 cdta de levadura seca o un cubito de 25 gr de levadura fresca
50 ml de agua tibia
100 ml de leche tibia
50 g de manteca a temperatura ambiente
1 huevo
2 pizcas de sal
50 g de azúcar
1 cdta de extracto de vainilla


Para el relleno:

100 g de manteca en pomada
100 g de azúcar mascabo
2 cdta de canela
1/2 cdta de nuez moscada
Leche para pincelar


Para el glaseado:
100 gr de azúcar impalpable
100 gr de queso para untar tipo Philadelphia
30 ml de agua caliente

Preparación/
En un tazón mezclar el agua y la leche tibia con el azúcar y la levadura, remover y dejar activar por unos 10 minutos.


En un bol poner la harina y la sal, mezclar y hacer un hueco en el centro. Agregar la levadura activada, el huevo y la vainilla. Mezclar y pasar la preparación a la mesada.


Amasar por diez minutos. Luego añadir de a cubitos la manteca hasta incorporarla en su totalidad. Amasar por 10 minutos más.


Una vez lista la masa, quedará una masa suave y tersa. Engrasar con aceite un bol grande y disponer allí la masa. Cubrimos la parte superior del bol con film transparente y dejamos levar hasta que doble su volumen. (suele tardar entre 1 a 2 horas, incluso más si hay mucho frío).


Cuando haya levado la masa al doble preparar todo lo que se va a necesitar en el próximo paso. Primero mezclar en un bol todos los ingredientes del relleno: el azúcar, la canela y la nuez moscada, y por otro lado derretir un poco la manteca si no está pomada del todo, que se va a utilizar para pincelar con un pincel la superficie de la masa estirada.


Estirar la masa de forma rectangular usando un palote, pincelar la superficie de la masa con una generosa cantidad de manteca y espolvorear por toda la superficie el relleno.


Una vez todo aplicado en la masa, enrollar por el lado más largo del rectángulo.


El rollo que resulta se puede dividir en tantas partes como se guste y disponerlos en una placa o fuente para horno enmantecada. Cubrir el molde con film transparente y dejamos levar hasta que estén gorditos, de 45 minutos a 1 hora.


Una vez que los rollos hayan doblado su volumen, precalentar el horno a 200ºC.


Pincelar la superficie de los bollitos con leche y los hornear durante unos 15 minutos o 20, hasta que se vean ligeramente dorados

.
Una vez listos, sacar del horno y dejar enfriar un poco sobre una rejilla.


Preparar el glaseado, para ello mezclar todos los ingredientes y con un batidor de alambre mezclar energéticamente hasta lograr una preparación fina y suave.


Bañar los rollos en toda su superficie y estarán listos para disfrutar.

Previo Cómo cuidar tus pies en invierno
Siguiente Tu cuerpo es único: ¿cómo elegir el jean perfecto?