Carlos Vélez Toro es colombiano y está en Santa Fe por estos días para brindar seminarios integrales de marketing para restaurantes. Con simpatía y buen humor compartió con Nosotros algunos de los consejos para posicionar un restó en la preferencia de los clientes.

Textos: Romina Santopietro. Fotos: Luis Cetraro.

 

Convocado a nuestros pagos por los responsables Sumatra, El Rancho y Doña Rafaela, Carlos Vélez Toro llegó a la ciudad por segunda vez para capacitar a dueños, gerentes, proveedores y personal gastronómico de los locales anfitriones.

 

Oriundo de Medellín, Vélez Toro es consultor de marketing, y capacitador en Colombia, Panamá, Estados Unidos, Brasil y ahora en Argentina.

Habla de generar una oxigenación en marketing para crecer en el mercado.

 

“El marketing es lo que nos ayuda a crecer rentablemente. Identifica cómo y hacia dónde se puede crecer. Y ayuda a que empleados y estructura se enfoquen en una comercialización bien hecha, con un servicio diferenciado y con personal capacitado”, explica.

 

“Las estrategias son diferentes para cada uno de los países, por lo que previamente hay que hacer un estudio de mercado para adaptar esas estrategias a cada lugar. De todas maneras, siempre hay puntos clave: la atención al cliente debe tener una estructura, el personal tiene que tener un protocolo de servicio. Y conocer el producto es fundamental. Saber qué vendo, qué ofrezco”, se explaya.

 

“Brindar un buen producto es el inicio. La capacitación del personal, el manejo de redes sociales, tener una carta bien vendedora, tener lindos individuales, brindar actividades que se puedan desarrollar son todas estrategias de marketing”, define Carlos.

Fidelizar al cliente

 

Todo negocio persigue prosperar y ganar más clientes. Vélez Toro apunta a crear una cartera de clientes que elijan cotidianamente a ese restó por sobre otro, y hacia esa meta apuntan sus capacitaciones.

 

“Fidelizar al cliente implica que yo tenga un cliente bien atendido, que comencemos a identificar al cliente por su nombre, conocer sus preferencias, qué es lo que le gusta, su fecha de cumpleaños, sus valores agregados… Y nosotros podemos ofrecerle actividades que completen esas preferencias. Si, por ejemplo, eres un cliente al que le gusta la carne asada, buscaremos conocer qué vinos te gustan, qué maridaje prefieres, y entonces te invitamos a un curso de cocina con carnes. O a una cata de vinos… todas las actividades que desarrollemos y que coincidan con tus preferencias. Eso es fidelización del cliente. Se maneja a partir de una base de datos y un seguimiento de gustos y preferencias. Es darle continuidad, conocerlo y compartir con el cliente muchas actividades. Es un agasajo, una atención especial al cliente que ya nos elige. Un mimo”, completa.

 

Salir de la zona de confort

 

Carlos juega a entrevistarse solo: “Vélez Toro, ¿usted qué vino a hacer a Santa Fe?”, y se responde sonriendo: “yo vine a dar una capacitación sobre oxigenación en marketing para la empresa. Con los gerentes vamos a ver unas áreas muy claras: manejo de proyección de empresa, de oxigenación de mercado, análisis de competencia, nuevos nichos de mercado, oportunidades comerciales, diversificación dentro del rubro y todo lo que es el personal de mesas: capacitación de servicio, de protocolo de mesas y de protocolo del vino, y cómo ser más competitivos al ofrecer servicios. Y muchas ideas de visual merchandising”, explica sobre su actividad.

 

“El mercado está ahí para que uno lo tome, lo gane. No puede faltar agresividad comercial. El mercado está perfecto para trabajar. Hay que salir de la zona de confort. No se crece en la apatía”, afirma categórico.