Existen trucos y productos muy eficaces para blanquear las uñas luego de pasar meses enganchada a los esmaltes oscuros.

Soledad Vittori

 

Un clásico problema de las mujeres proviene de pasar largas temporadas recurriendo al esmalte color rouge o a tonalidades oscuras. Las uñas se manchan debido a la coloración de la laca, dejando una desagradable pigmentación amarilla. El conflicto surge cuando la persona quiere deshacerse del rojo y sus derivados cromáticos, y al ver sus uñas amarillentas vuelve a caer en el círculo vicioso que no le permite olvidarse del esmalte.

 

Los expertos en manicura creen firmemente en la necesidad de retirar la pintura de uñas pasados los tres días para evitar este problema, dado que transcurrido ese tiempo el pigmento del color comienza a dañar el esmalte natural.

 

Para poder usar este complemento perfecto, que toda mujer ama llevar puesto y que consigue reinventar su look por completo, se necesita un ritual que permita eliminar el tono amarillento para volver a tener unas uñas preciosas sin necesidad de volver a pintarlas.

 

Existen 6 trucos infalibles para dejar tus uñas sanas y blancas:

 

1-Usar siempre base y brillo: Si eres una usuaria de esmaltes de uñas experimentada, puede que este truco te parezca obvio. Pero es necesario recordarlo porque de él depende todo lo demás. Es básico usar una base protectora que nos preserve la uña para que el esmalte no la estropee y el color no la impregne.

 

2-Retirar el esmalte: Para sacar el esmalte de uñas sin dejar los dedos manchados y las cutículas estropeadas se debe proceder de la siguiente manera: mojar la piel con agua para que el esmalte no penetre, agarrar un algodón empapado en quitaesmalte y ponerlo encima de la uña y empezar a retirarlo frotando con un movimiento circular para que no tiña el resto del dedo.

 

3-Pulir con lima y aceite: La lima pulidora es verdaderamente eficaz dado que al pulir la uña se eliminan partes de la pigmentación amarilla. Un truco interesante, según expertos en el tema, consiste en aplicar en cada uña un poquito de un aceite específico y pulir con un pulidor suave que arrastre con el color desagradable.

 

4-Seguir pintando las uñas: Si creías que dejando de pintar tus uñas unos días podías minimizar ese tono amarillento, te equivocas. Los expertos recomiendan utilizar un tratamiento con base, pero no dejarlas totalmente desnudas, debido que al aire las debilita y las vuelve quebradizas.

 

5-Limpiar con limón: puede que lo hayas oído muchas veces y no lo hayas terminado de creer, pero el limón natural te puede ayudar a blanquear las uñas. Arrastrándolo directamente por la zona afectada después de haber retirado el esmalte, se obtienen resultados excelentes.

 

6- Limón + bicarbonato + cepillo: Partir un limón a la mitad, poner un poquito de bicarbonato sobre el limón, dejar que se impregne y aplicar en la uña con un cepillo esa especie de masa que se obtiene al mezclar el bicarbonato con el zumo, te devuelve el esmalte natural que tanto anhelas tener.