La actriz lanza una colección nupcial junto a Gilt. Descubre los secretos de los diseños con los que dar el “sí, quiero” de la forma más chic.

En cada temporada de Sex and the City, los looks de Sarah Jessica Parker como Carrie Bradshaw despertaron la admiración absoluta. O, acaso, ¿qué fashionista no soñó con copiar casi calcado alguno de los outfits de la actriz?

Este deseo parece posible de cumplir. Desde hace un tiempo, con el lanzamiento de su primera colección como diseñadora -basada en vestidos negros básicos y zapatos- y ahora, con su nueva línea de vestidos de novia.

La característica de estos diseños es que están lejos de los modelos tradicionales -con strapless y faldas acampanadas- y son muy versátiles.

La colección está pensada para todo tipo de novia o, incluso, invitadas. Hay opciones en negro, con pedrería, largos, cortos o con la pollera de plumas, que podrán transformarse y usarse más de una vez.

Además, contrariamente a lo que se cree, los precios no son desorbitados. Hay opciones desde 500 dólares -cerca de $10.000-. Aunque los más caros llegan a 2.000 dólares.

Pero esta no sería una línea fiel al estilo Parker si no contara con el mítico objeto de deseo de Carrie: los zapatos. Por eso la actriz incluyó calzados que no pasarán inadvertidos. Los stilettos azul eléctrico, las chatitas con glitter o los míticos zapatos de tacón de seda en blanco, los que prometen el éxito absoluto.

Para sentirse Carrie, por lo menos por un rato.