Este 4 de septiembre se celebra el Día de la historieta argentina, en homenaje a “El Eternauta”, que fue publicada por primera vez aquel día en 1957, en la revista Hora Cero semanal.

 

La obra, con dibujos de Francisco Solano López y guión de Héctor Germán Oesterheld, se convertiría luego en la saga más perdurable de la historieta nacional y una “obra magna de la historieta de ciencia ficción argentina”.

La historieta narra la vida de un viajero de la eternidad que se aparece en casa del guionista y le cuenta la historia de una terrible invasión extraterrestre en Buenos Aires.

 

La Hora Cero semanal era publicada entonces por Editorial Frontera, propiedad del destacado guionista Héctor Germán.

 

El Día de la historieta argentina surgió en 2005, en el marco de un proyecto presentado por un grupo de artistas, editores, críticos y lectores argentinos llamados “Comisión Día H”, con el fin de celebrar y difundir la historieta nacional.

Mafalda, del genial Quino, referente indiscutido de la historieta nacional.

Finalmente, el 15 de octubre de 2009 fue sancionada por la Legislatura porteña la ley 3.220, instituyendo el 4 de septiembre de cada año como Día de la Historieta, e instando al Poder Ejecutivo de la ciudad a realizar actividades y promover políticas destinadas a desarrollar la historieta como arte e industria cultural.

 

El objetivo de este día es fomentar la lectura y “hermanar a los lectores con los hacedores, difusores, y trabajadores de este género, en cada uno de sus rubros”.

Inodoro Pereyra y Medieta, mateando en una viñeta del querido Negro Fontanarrosa.